lunes, 26 de diciembre de 2011

FABRICA DE FANÁTICOS.


Según veo los hechos acontecidos en el mundo y en especial el país donde vivo, siento que todo es un problema de educación.
La educación nos da los instrumentos y herramientas necesarias para la organización, medición y reglas para pasar de lo abstracto a lo concreto; sin duda, lleva años poder hacerlo. Con una educación estable por lo menos pasarían quince años en formar y educar en libertad a una persona para que su pensamiento sea libre y concreto y que no dependa de sus padres, o que, no busque padres fuera del seno familiar.
Una educación dirigida al seno del pensamiento crítico que lleva la historia al lugar que le conviene al mandante de turno, es simplemente destruir las mentes de los jóvenes estudiantes. Doy un ejemplo: Cuando un maestro, le dice a sus alumnos que Domingo F. Sarmiento fue un déspota que quiso darle la zona patagónica a los hermanos Chilenos, es dirigir la educación a hechos erróneos, porque esos hechos no son objetivos y están contados desde un solo punto de vista. Una buena educación es contar un hecho desde todos los puntos de vista posible y luego el aprendiz evaluará.
Cuando desde el seno de un gobierno se pretende formar opinión a los estudiantes, lo que desea el gobierno es formar una masa, que siempre será ignorante a otras versiones históricas. Lo mismo ocurre con los medios de comunicación masiva, si da informaciones erróneas, tratan de manipular una realidad que, en definitiva, no es.
Los jóvenes estudiantes están tironeados desde ambos extremos y están encerrados en un círculo vicioso, en una pelea de medios; el gobierno por un lado y los medios de comunicación por el otro.
¿Qué hace un estudiante cuando se ve encerrado entre los extremos?
Hace lo que hace cualquier ser humano, se encierra para que no lo toquen, para no sufrir. Se encierra en forma de PlayStation, wii, Xbox, facebook, twitter y en el peor de los casos elijen drogas y alcohol.
El gobierno se pelea con los medios de comunicación por el gran botín: los jóvenes estudiantes, tratando de agruparlos y adoctrinarlos en algo que se llama “La Campora o La Camporita”.
La lucha gubernamental con los medios masivos de comunicación no es solo económico, sino también por la mente de jóvenes entre los seis y veinte años; un plan puesto en marcha desde el año 2003, pensado y basado en la Alemania nazi de los años cuarenta. Se adormece la masa de niños, se les entrega lástima, se juega con ellos, se llora con ellos y se tiene simpatía con ellos, para luego dominarlos como si fueran marionetas y por las dudas, si esto no sale bien, adormecer a sus padres con ciertos planes de subsidios para que no puedan decirles nada a sus hijos con respecto al gobierno.
Si al gobierno no le alcanzan los votos para cumplir sus planes, no importa, se buscan artilugios para conseguir votantes extranjeros, se les entrega el respectivo documento y se les da un subsidio.
Éste viejo y conocido plan, está en marcha, vaya a saber para qué fin; pero sí, estoy convencido que no es para nada beneficioso ni para la paz.
Argentina hoy, es una gran fábrica de fanáticos, subvencionados con las arcas del estado que aporta mediante impuestos para la elaboración de mentes no pensantes.
Hay una guerra, la misma se da en el campo de la educación, esa guerra es entre pensantes y no pensantes; entre masa y pueblo, entre gobierno y pueblo, entre gobierno y medios, entre gobierno y precios para consumo.
Nunca un gobierno ha ganado batallas con un pueblo pensante y el pueblo tiene la obligación de desarticular el plan de masas que se está llevando a cabo.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

jueves, 22 de diciembre de 2011

AVENTÚRATE


Sabiendo que las oportunidades pasan una vez, tengo el agrado de no ser una oportunidad; porque lo mío es permanente, ya que queda escrito para siempre; los pensamientos escritos son para la humanidad toda, son pedazos de ideas colgadas de una página que, en el menor de los casos, no le darás importancia a lo que dice. Perderás tu oportunidad una vez, te intrigará y volverás.
Ese volver, es lo que me hace pensar que, mi vocación vale.
Cuando vuelves, te quedas mirando que son esas palabras tiradas al viento, como un grito al principio, luego serán un susurro al oído.
Sacudidas desde el origen a tu persona en coma, vibras en la imaginación del ser, del ver, del sentir y del hacer.
Ahora bien… si vibras en tu imaginación del ser, no estás en coma; perteneces al mundo de los vivientes, a ese nuevo mundo que mi voz hizo que despiertes.
Caes… vuelve a levantarte, tropiezas, no es caída… No mires hacia atrás, podría ser un error; eleva tu alma al cielo, con el corazón abierto, piensa en el futuro. No patines en el barro, camina con cuidado, silenciosamente y estira el brazo, de ésa manera puedo tomarte de la mano y ayudarte.
Se feliz y no tiembles cuando se presenta lo nuevo, coraje a tus decisiones e intenta… nuevamente.
Aventúrate.
José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 18 de diciembre de 2011

EL ESPEJO ROTO


Procuré en todos éstos años, demostrarme que la vida no disimulada, es vivir en un estado de parresia, la vida que no oculta ninguna parte de si misma, es esa vida que no ruboriza, se mira al espejo interior y se correge que no gusta; sino se puede corregir, se consultar al que sabe.
En éstos años me he planteado si no vivo equivocado, dado el estado de riquezas que cuento, me di por hecho que la riqueza es solo interior. Invertir en una gran biblioteca, tiempo para encontrarme con los grandes escritores, ensayistas, novelistas, noveles y demás; me serviría de algo.
Tengo un estilo de vida que intento que sea despojado y entregar sin celo lo que pude aprender y me doy cuenta que esa vida, tambien despierta odios y mentiras departe de los demás.
Cuando se dice “hablemos a calzón quitado”, que es siempre lo que trato de hacer, hablar sinceramente; no solo se busca el beneficio propio, sino tambien el ajeno, siendo empático con el otro, tomando al otro como un espejo y considero que hablar con el calzón puesto, cuando se promente el “calzón quitado” ya es una falsedad cínica.
Todos, alguna vez, hemos recurrido a la falsedad cínica como recurso de engaño, sin darnos cuenta, claro, que es un recurso a muy corto plazo, es para salir del paso de alguna situación apremiante; es ahí cuando el espejo interior del falso, se rompe.
Cuando una persona tiene su espejo roto y no lo repara inmediatamente, vive en un estado de mitomania permanente, que es mucho más duro y pesado de sostener en el tiempo. Ese espejo roto, distorsiona la imagen del mentiroso y hace que nuestro interlocutor se crea lo que se dice.
Mentir es mentirse, es demostrar al otro el espejo roto. Éste hecho es mas vergonzante que ocultar la información; es usar el espejo de otro, para verse distorsionado por completo y verse reflejado en una falsedad, esa falsedad es tan falsa que involucra al otro en la misma falsedad.
Cuando se oculta la información, no se miente; solo se trata de correr con ventajas a corto plazo. Cuando uno es descubierto en una mentira, es alegóricamente, el intento de reparación por parte del otro de arreglar el espejo interior del falso o mentiroso; hecho totalmente avergonzante y desvastador para el que mintió.
Para arreglar un espejo roto, se necesitan horas, dias e incluso años de trabajo con uno mismo, hablandose verazmente y el que no lo hace incurre a la pereza; que es la dejadez interior que acosa a los débiles.
Para no vivir en la permante mentira, uno, necesita hablarse, los católicos llamaban a esto “examen de conciencia”; necesita estar solo con uno mismo para poder, no intentar, sino poder arreglar el espejo interior.
Aprender a “gobernarse” es hablarse ante ese hermoso espejo interior, con trabajo que dura toda una vida y enseñar a ser empático es una de las tareas mas maravillosas que tiene el hombre.
Para establecer un juego veraz, un juego parresico con el otro, hay que tomar al otro como otro yo, eso se llama empatia que solo encuentra fundamentos sobre la base de la actitud de coraje de la verdad.
La parresia, entonces, aparece bajo dos aspectos.
- El coraje de decir la verdada aquel a quiense quiere ayudar y dirigir en la formación ética de si mismo y,
- El coraje de manifestar frente a todo y contra todo la verdad sobre si mismo, mostrarse tal cual es.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 11 de diciembre de 2011

NO SOMOS ASI


No voy a ser cronista de todo lo que pasó en un día conmemorativo como fue el de ayer, todo lo que sucedió, está reportado en todos los diarios del mundo; solo voy a escribir como se vio y como se sintió desde la casa de un simple argentino que, aparte de ver las cosas objetivamente, siente, insertado en el mundo desde un pobre país que no sabe todavía cuál es el rumbo a seguir.
Desde que un idiota, elegido vicepresidente de una República, avisa a una muchedumbre de compatriotas, lamentablemente fanáticos de un gobierno con modelo inexistente, que la famosa campanita del congreso existía, presenta a su jefa como excelentísima, en el medio de los suspiros e invocando falsamente a Dios y ella se dirige a su muchedumbre con la famosa frase “todos y todas”.
Recordando e invocando, incluso jurando por “él”, un ex presidente de la argentina, que quiero recordar, nunca ganó unas elecciones nacionales. Se recordó ayer, incluso en la jura de ministros, a un señor que manejaba el poder despóticamente, sin tener un plan o como “El” lo llamaba “el modelo”.
Me plantee volver a escuchar el discurso de una hora ante la “asamblea legislativa” y recordé lo que me dijo un maestro una vez… Por favor… no te intoxiques. Pero lo poco que escuché, escasos tres minutos; me di cuenta que no diría nada, solo serian palabras para calmar a la concurrida horda ubicada en el edificio de un congreso que hace ocho años que no trabaja.
Me ubique entre mis hojas al día después, sin siquiera mirar los diarios del domingo y surgieron estas letras que, como es mi conciencia, seré lo más parresiastico que pueda.
Hoy los argentinos, vivimos dolores y penas, porque mostramos al mundo lo que no somos; no somos actores de cine vitoreando a una persona que, de hecho, debería cumplir el trabajo encomendado; no somos cantantes subidos a una tarima de madera decorada con alfombra roja cantando canciones de los años setentas; no somos idiotas que van corriendo detrás de un auto para tocar a un ídolo; no somos fanáticos ciegos de venganza por algo que ya pasó.
Somos simples personas complejas que pretendemos trabajar en paz, viendo crecer a nuestros hijos. Queremos una educación para poder ser soberanos, porque sin educación, los mandos se toman desordenadamente. Queremos trabajar y que se nos pague un precio justo por nuestro trabajo; queda en claro, y se lo digo al mundo, se vivió una fiesta que no corresponde a las circunstancias, en nuestro querido país, se viven injusticias en un gobierno que no mira a los de abajo, a los trabajadores ni a los educadores.
Es lamentable la muestra al mundo y desde mi humilde lugar de trabajo, le pido disculpas a ese mundo que lucha por no entrar en guerra utilizando diplomacia. No somos así.
Hoy comienzan nuestros sueños, cada uno mirando la cara de nuestros hijos y nietos, explicándole que no queremos fiestas, banquetes ni cantantes; queremos trabajar, estudiar, cultivarnos y avanzar hacia un mundo mejor; integrarnos en paz. Que no somos nosotros y ellos, que somos la misma carne, que sufrimos caminando descalzos sobre maíz o soja.
Todo fue una mentira insustentable, no hay nada escrito, ni hecho. Está todo por hacer.
Comencemos a caminar, despacio, con la cabeza erguida, hombros levantados, el mundo nos espera.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

lunes, 28 de noviembre de 2011

EL GOBIERNO DE LOS CÍNICOS


“Hay una clase de hombres despreciables, en su mayor parte serviles y mercenarios que, dedicados desde la infancia a groseros trabajos, no han podido establecer conmigo vínculo alguno; son presa de la esclavitud, están ocupados en ganar su salario y ejercer oficios apropiados a su condición. Consagrados a esas profesiones desde edad temprana, jamás habían escuchado pronunciar mi nombre. Pero llegados a edad viril y al ver a la multitud testimoniar el más profundo respeto a mis íntimos, tolerar su franqueza, buscar amistad, escuchar sus consejos, ceder al más leve de sus reproches, imaginaron que la filosofía dominaba todo con su poder absoluto. El aprendizaje de lo que se necesita para ésta profesión les pareció demasiado prolongada o, mejor, imposible. Por otra parte, sus oficios viles y penosos apenas alcanzaban para su subsistencia, y el yugo de la servidumbre les resultaba pesado, como en efecto lo es. ¿Qué hacen? Toman la decisión de echar el último ancla, fondean en el puerto de la locura, convocan en su ayuda a la insolencia, la ignorancia y la imprudencia, sus aliadas habituales, se abastecen de una nueva provisión de insultos, que mantienen al alcance de sus manos, luego se disfrazan lo mejor posible y adoptan una apariencia semejante a la mía.”
Me pareció oportuno colocar en ésta letra, las palabras de Luciano de Samosata, filosofo nacido en Siria en el 125 de nuestra era. Luciano, odiaba a los falsos, picaros, mentirosos, soberbios, impostores y a toda raza de malvados que en su época eran innumerables.
Lo arriba escrito por Luciano, define perfectamente el cinismo. Un cínico es el que tiene el descaro, la desvergüenza de mentir en defensa de algo reprochable; carente de pudor.
Claudio Flavio Juliano, llamado el apóstata, emperador romano solo dos años, muerto en el 363, propuso desterrar a los cínicos o la muerte por lapidación.
Esto significa que esté de acuerdo o no con los autores citados. Pero cuando se vive en un sistema que le ha puesto el nombre de democracia, la verdadera democracia “gobierno del pueblo” y hablo de “verdadera” de que se trata de todo un pueblo, buscando la verdad en su conjunto.
Cuando el gobierno “del pueblo”, miente, se carece de “verdadera democracia”, por ende, es un gobierno de cínicos.
El pueblo, creyente en teorías pecaminosas del pasado es presa de la democracia cínica; sin poder pensar, elige éste tipo de gobierno que a la larga o a la corta, se arrepiente de haberlo sufragado, llegan a la negación de sus gobernantes, incluso a la demonización de los mismos.
¿Qué le pasa a un pueblo cuando demoniza a un gobernante que voto? Simplemente cree en otro cínico que los pueda llevar de la oreja, como el viejo Heracles, que según Luciano, los llevaba con finas cadenas de oro.
Un pueblo, tantas veces engañado, tantas veces dormido, tantas veces comprado; llega al fin a la frustración de no creer mas en sus gobernantes y entonces piensa que la “política es sucia”, que para llegar a ser político hay que mentir, ser cínico y vestirse con corbata o un lindo vestido negro para conseguir votos.
La política es arte de artes, siempre hablando con la verdad, siempre hablando parresiasticamente, hablando verás, humildemente hablando; la verdadera democracia es mejorar lo que se puede mejorar, con sentido común, creyendo, creciendo, dialogando, parlamentando, cultivando y cultivándose cada uno de los que queremos, pretendemos y anhelamos una verdadera democracia.
Con lo dicho, no me creo adversario de nadie, soy empático de la gente común, porque vengo de allá, de donde la gente puede pensar sin engañarse a sí mismo; es por eso que una verdadera democracia, nace del seno de cada alma y hay tantas verdades como almas habiten éste hermoso suelo.
El gobierno de los cínicos muere todos los días, con cada mentira.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 27 de noviembre de 2011

SOMBRAS CHINESCAS


Cuando la cueva está en penumbras y alguien te toma de los pelos y te arrastra a la salida, ese alguien es malo hasta que uno comienza a abrir los ojos, despacio; la luz total, enceguece.
Esas sombras chinescas que vemos parecer personas, que están proyectadas en la pared, no son más que el engaño de algún astuto que quiere que se muestre.
Hay varios artefactos que hacen que no puedas ver la realidad, pareciera que los ponen a propósito; sería como un falso escalón en aquella escalera caracol de la que hablábamos hace algún tiempo atrás.
Es trabajoso mirar en el día, ya no verás sombras como antes, verás las cosas como son, con sus detalles, defectos y virtudes; dudo que aquellas cosas elaboradas por el matemático sean imperfectas; nosotros somos imperfectos, tratando por todos los medios llegar a la perfección. Trabajo duro y eternamente inalcanzable.
La noche es solo un descanso físico, un responso dentro del día, para continuar trabajando en la luz, aprender para luego modificar, estudiar para luego enseñar, dividir para multiplicar.
Aquella pesada carga que llevas sobre los hombros, es solo una pesada carga que cuesta tirarla a la basura, prejuicios que no hacen bien a nadie y menos al que los carga.
Se libre, apóyate en los que te quieren ver bien, aunque sea en el seno de su propia oscuridad. Si ellos pudieron ver tu comportamiento en la cueva y te alientan desde esos oscuros lugares, tienen fe en que cuando regreses con la novedad y tu voz distorsionada te reconocerán y te seguirán.
Vive la vida sin tapujos, sin vanidades; humildemente sin cargas; porque esas cargas que llevas en tus hombros, son simples cargas del pasado, peso que, lo único que hacen es tirarte para atrás y agregan dificultades para subir la escalera.
Se feliz, te estoy esperando.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

sábado, 19 de noviembre de 2011

DOÑA DORA


Dora era una gran economista, trabajó muchos años en el ministerio de economía, como personal estable del ministerio, aconsejando, asesorando a varios ministros de economía de nuestro país, hasta su jubilación. Con treinta años de aporte jubilatorio y cuarenta años trabajando en lo mismo, pudo comprarse un departamento de tres ambientes en la esquina de Corrientes y Palestina.
Ella tenía dos hobbies fundamentales que le daban vida a su departamento, ya que no tenia marido; se dedicaba a pintar en oleo y acrílico y sus cuadros adornaban las paredes de su modesto departamento, el otro pasatiempo era evidentemente leer, la gran biblioteca que desplazaba libros de pared a pared y del techo al piso, con la gran variedad de títulos, novelas, ensayos, cuentos, historias que con solo mirar los lomos de los libros en aquella biblioteca, uno volaba en la imaginación de Dora.
Hablar con ella era como ir a las entrañas de la misma historia universal y con sus setenta y tres años, uno pensaba en “solo se, que no sé nada”. Era huraña, sabionda, de carácter fuerte, terriblemente sola; Juanita venia todos los días a cuidarla, con amor y con mucho esfuerzo.
Doña Dora no podía caminar, ni valerse por sí, ella sabía de su enfermedad y era especialista en ella. Como todo ser humano cuando se le diagnostica una enfermedad incurable, el que la posee, se lee toda la bibliografía que lleve el nombre de la enfermedad.
Me encuentro con ella una tarde de otoño, fresca y nublada; requiriendo de mi ayuda porque le dolían las piernas y su obra social no podía responder a su llamado por causas comunes en nuestro país, la obra social del ministerio de economía, se había presentado a convocatoria de acreedores.
La habitación quedaba chica con el modular biblioteca al frente de la cama, con televisor incluido, había que caminar de costado para atravesar los pies de la cama de una plaza y media, para ponerme a su derecha. Me siento en un cojín, le tomo su mano y mirándonos a los ojos, con una sonrisa en nuestros labios comenzamos una relación que jamás olvidaré en mi vida.
Con un ademán de su mano izquierda, me pide que me acerque, me acaricia la cara y con lagrimas en sus hermosos ojos color miel, me pide que no me vaya; me animé a tocar su cara con mi mejilla, le doy un beso en la frente y al oído le digo… “ya me tenés”.
Trato de defenderme de ésta situación, con un escudo imaginario como muchas veces hacemos los médicos para poder ayudar, pero comprendo que es inútil defenderse de esos hermosos ojos, con mirada punzante que llega al corazón.
- Dime… que hago, Dora.
- ¿Cómo te llamas, Dr.?... sin despegar sus ojos de los míos.
- Perdón, me llamo José Luis.
- Tengo un cáncer que me está comiendo la columna, es por eso que no puedo caminar.
Se destapa sus piernas del acolchado que le cubría y me muestra sus piernas adelgazadas por atrofia muscular.
Juanita trata de meterse en la charla, sosteniendo y quejándose que la tiene que levantar para ponerla en la silla de ruedas o llevarla a la bañera.
Pero ninguno de los dos estábamos dispuestos a escucharla, por lo menos en ése momento.
Doña Dora tenía dos sillas de ruedas, que usaba para salir de su departamento y tomar el sol de la tarde, empujada por su fiel amiga Juanita; cuando las tardes estaban nubladas, Dora se dedicaba a pintar o a leer. Por aquellos años se podía vivir tranquila con la jubilación del ministerio de economía.
Me quedé largo rato, escuchando historias de su vida, amoríos de juventud y el por qué de su soledad y la muerte de su único novio de la adolescencia.
Calmo el dolor óseo y de alma, con aquellas caricias en la piel del paciente que una vez me haya enseñado mi maestro; le entrego en un papel escrito mi número de teléfono con la esperanza de que me llame si vuelve a tener dolor.
Pasaron los meses, vamos conociéndonos, inspirándonos en un amor idílico que Sócrates llamó alguna vez epiméleia, ese amor para el cuidado de los otros que posee Esculapio.
Una tarde de frio viernes, Juanita me llama a casa, le preocupaba que Doña Dora ya no hablaba, con una mirada triste que se dirigía a un dibujo de su acolchado, irrumpo en la habitación, lo más silencioso posible, me siento a su derecha y le pregunto.
- Dorita… ¿cómo estás?
- Sin apartar su mirada del dibujo, me hizo señas con su cabeza en forma afirmativa.
Mientras tomo un pañuelo y le seco la saliva que asomaba entre sus labios y las lágrimas color cristal que brotaban de sus ojos color miel.
- Dorita… ¿Te vas a morir?
- Mueve su cabeza en signo de afirmación.
- ¿hoy?
- No …
- ¿mañana?
- No…
- ¿El domingo?
- Si.
- ¿duele?
- No.
Nos tomamos de la mano, mutuamente, ella me la apretaba como aferrándose a la vida, tomando fuertemente mi mano que tranquilamente podía simbolizar el picaporte de la puerta que separaba la vida terrenal de la celestial. Me quedo hasta que se durmió en paz.
El domingo llego hasta su habitación, Juanita me abre la puesta y Dora seguía en su actitud del pasado viernes.
- Buenos días, Dora.
- Veo mucha luz, estoy esperando.
- ¿Qué esperás, ojos bonitos?
- Me contaron que va a venir el cura a despedirme.
- ¿Cuánto falta?
- Poco… muy poco, Jose.
- Yo estoy acá, con vos.
- Siempre lo estuviste, te dejo los libros que quieras de la biblioteca y mis dos sillas de ruedas.
- Bueno… serán recibidos y disfrutados por otros enfermos.
- Gracias Dr., ¿cuanto te debo?
Nunca me imaginé la última pregunta, tampoco me imagine la respuesta; porque el que debía era yo.
Dora cae en un sueño profundo, aferrada a mi mano por largo tiempo, una eternidad.
Llega el cura, quiero salir de la habitación y Doña Dora no me suelta la mano; el religioso me dispensa y extiende la unción a mi amiga, que media hora después, abre sus ojos color miel, fijando su mirada en mis pupilas y exhala su último aliento, abriendo el picaporte de su ultima puerta.
Algunos libros fueron donados a la biblioteca del barrio y las sillas de ruedas caminan por los pasillos del hospital donde trabajo; anónimamente, Doña Dora contribuyó con la humanidad y con el bien
Recuerdo a Doña Dora como uno de los grandes amores de mi vida terrenal, ella fue la que me enseño, que la muerte es un paso de la vida y lo que queda en la vida es el alma.
- Gracias a vos, Dora.
- De nada, Dr.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 13 de noviembre de 2011

DESDE EL INTERIOR.


El conocerse a sí mismo, es el trabajo de toda una vida, para comenzar a realizar esa ardua y larga tarea, es necesario estar despojado de todo dogmatismo y verdades ajenas. Es el “Yo” solo ante las verdades colectivas e impuestas.
En la oscuridad del ser, se abren los ojos en las sombras y se ven como se mueven las verdades.
Es en ésas charlas íntimas con uno mismo, siendo veraz con uno mismo que salen respuestas que jamás nos hubiéramos imaginado, solo siendo franco con uno mismo, la conversación es con uno mismo.
Aparece entonces lo que llamamos reflexión; reflexionar es volver atrás, mirar atrás para cuestionarse algunos conceptos impuestos y sacar los propios a la luz, es un trabajo que cuesta tiempo, los antiguos filósofos llamaban a éste tiempo, no perdido, ocio. El pensar y reflexionar en uno, trabajando en la franqueza de uno mismo es el ocio parresico y el ser parresiastico con uno mismo es utilizar el ocio como trabajo.
El no buscar el tiempo para realizar ocio parresico, que es una virtud; se entra en un vicio, que la iglesia católica lo nombra en cuarto lugar como pereza.
El vicio de la pereza, el cuarto pecado capital, es el producto de la evasión de uno mismo. El esconderse de sí, trae como consecuencia la aceptación de los ancestrales dogmatismos y la credulidad de lo superficial.
El trabajo de vivir en virtud de la verdad, aquel que los superficiales creen perder el tiempo, es uno de los trabajos más arduos y forzosos del hombre, que es tomar el compromiso de amarse a uno mismo para poder amar al otro, genuinamente.
El trabajo del ocio, es ritualístico, se tiene que disponer de días, horarios, estados de soledad y silencios; esos silencios interiores que hacen que el pensante entre en su estado de nirvana; en su cueva, como reflejaba Platón en su mito.
Cuando el ser no dispone de tiempo para conocerse a sí mismo, vive en estado indefensión, vive en la pereza, se niega a la verdad del ocio, niega el ocio, por lo tanto lo que se hace es negó-ocio.
El hacer negocio es negarse a sí mismo para llegar a la perfección, éste niega la existencia del tiempo para acercarse a su alma, sin darse cuenta que dentro de sí, se encuentra la verdad reflexiva, la verdad natural, la verdad de Dios.
Una sociedad que vive en el negocio colectivo, niega verdades que son fundamentales para su vida, vive en la mentira que otros pretenden hacer creer; las verdades mentirosas impuestas por los que mandan son llamadas dogmáticas. Una sociedad que no se conoce a si misma está permanentemente en la búsqueda de la verdad en el exterior de la misma, sin poder reflexionar que es lo bueno para ella.
La educación en el ocio, se realiza desde el seno de la familia, para pasar a la sociedad por intermedio de la escuela, es por eso que un maestro está obligado a conocerse a sí mismo, para poder conocer a sus alumnos y un gobernante está obligado a conocerse parresiasticamente para poder conocer lo que quiere su pueblo.
Si un gobernante vive en la superficialidad, en el fanatismo, en el dogmatismo; hace que su pueblo sea superficial y dogmático.
El sufragio es una prueba para saber si el pueblo se habló a sí mismo, los candidatos quieren saber si el pueblo se conoce a sí mismo mediante un examen de voluntad, son desconocidos que confían en desconocidos para que administre una sociedad que se desconoce.
Las sociedades democráticas se regulan con conocimientos internos en cada ser humano, el ser que carece de conocimiento interior, hace negocio con su vida, si es elegido para un cargo, ya sea como congresal o presidente, hará negocios en el cargo que representa.
Si pretendemos mejorar nuestra sociedad, debemos conocernos. Para trabajar en sociedad, trabajemos desde el interior de cada uno.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 6 de noviembre de 2011

SOMOS CONSTRUCTORES


En algún momento de mi vida, alguien, no recuerdo quien, debe haber sido algún maestro; dijo que las verdades no pueden estar escritas sobre una base de mentiras, porque la mentira, lo erróneo, no tiene base de sustentación en el futuro cercano o mediato. Si se parte de un error, ese error fundamental, o mentira elemental, se seguirán cometiendo errores fundamentales.
Ese error mentira fundamental es la base para que una verdad no sea dicha, por ende, se sostiene la verdad sobre errores que, en algún momento caerán.
Cuando unos viven una realidad, otros la miran desde diferentes puntos de vista; es por eso, que no existe una verdad absoluta.
Los actuales gobernantes de nuestra República Argentina, vivieron otra realidad, muy distinta a la nuestra, al pueblo común, leyeron y creyeron otros libros; no digo que aquellos libros fueran mentiras escritas sino que probablemente sean verdades escritas, pero en un viejo tiempo que no sirven de mucho, nada más que como anécdotas, para los tiempos actuales.
Al propagar antiguas teorías, antiguas doctas, hoy, como si fueran verdades absolutas, se está adoctrinando y el que toma antiguas doctrinas como si fueran verdaderas se convierte en fanático, versado en textos de la antigüedad, por ende, vamos a escuchar a personalidades importantes de la actualidad hablando del “Che” Guevara, Adam Smith o de Charles Marx como dueños de la única y absoluta verdad.
Cuando se habla de la Realpolitik, se habla de la corrupción para construir un estado gobernado en un sistema piramidal, donde, el que sigue éste sistema, se declara corrupto, e impone sus ideas.
Cuando una teoría de la antigüedad se impone con términos nuevos y contradictorios; por ejemplo: anarco capitalismo, parece y queda bien éste neologismo, parece importante, en un discurso sin contenido, ante una sociedad capitalista que mira de reojo, si sabe mirar.
La verdad se construye con hechos acordes a las realidades de todos y esa verdad nunca es absoluta, siempre es relativa; los simpatizantes de los diferentes partidos que han creído en esas antiguas doctas, están adoctrinados; por consiguiente, las doctrinas han transformado a las personas en militantes.
Los militantes que creen en una sola verdad, no dudan; si los militantes pensaran en nuevas doctas, no serian militantes, serian constructores de pensamiento. Se necesitan de todos los constructores de pensamientos en una República para que siga siendo República.
Una verdadera democracia se construye día a día, con ética y enseñando moral, en nuestros tiempos no tiene cabida la Realpolitik, los verdaderos constructores de la democracia tenemos las mentes libres para desconfiar de las doctas antiguas, tenemos los ojos y oídos abiertos para nuevas ideas.
Los constructores de la democracia no somos militantes de antiguas ideas, esas ideas las pensamos entre todos para construir bases sobre la verdad de nuestro tiempo, lo leído y estudiado ya está, sirven de base para no continuar cometiendo errores, es ahora, donde se debe construir una gran República sobre la base de nuevos hechos globalizados, tomando conciencia que no somos el granero ni el ombligo del mundo; simplemente somos la nueva Argentina, pensando en nuestros nietos.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 30 de octubre de 2011

NOSCE TE IPSUM


Una de las primeras cosas y actitudes que nos enseñan en nuestra infancia es a no mentir, ése pecado que significa el faltar a la verdad, te puede llevar al infierno, nos decían nuestros padres y abuelos; me acuerdo que si decíamos la verdad, nos regalaban un caramelo, o nos dejaban jugar con el juguete más querido.
Nos enseñaron a no falsear la verdad, teníamos miedos de que alguno se entere, que si mentíamos, tenias que confesarlo, el infierno nos esperaba; recibíamos el castigo de la soledad, encerrados en el dormitorio para reflexionar lo que habíamos hecho.
En esos momentos de reflexión, de introyección en uno, era cuando nos conocíamos y aprendíamos a hablar con nosotros mismos y una pequeña voz, que venía de nuestro interior, nos perdonaba; siempre nos perdonaba; nos salvaba de ir al infierno.
Es por aquellos años, donde aprendí a perdonarme y decirme que nada era tan grave, que el exilio de uno mismo, es la muerte. Aprendí a valorar la muerte como parte de la vida y la mentira como parte de la verdad. Aprendí que cada uno tiene su verdad, según como se pare ante el mundo, mirando la vida según su realidad.
La verdad es verdad desde el punto de vista que se la mire a la verdad o a la mentira; y a lo largo de los años uno aprende que cada uno tiene su verdad dependiendo desde su punto de vista. Por ende, cada uno tiene su verdad y cada uno tiene su mentira.
El decirse la verdad, el comprobarse que se procura estar en la verdad, el convencerse que no existen únicas verdades, el ser franco con uno mismo y tener la posibilidad de moverse, de correrse de su verdad para observar y entender la verdad del otro, lo defino como empatia.
Las personas que defienden su verdad con la vida misma, los llamo fanáticos, fanáticos de una verdad que es relativa, porque no existe la verdad absoluta, son solo relatividades de una realidad y el fanático sufre al ver que los otros no pueden ver su realidad absoluta y son capaces de matar para que el otro abra los ojos a su verdad.
Sabiendo que no hay verdades absolutas, las realidades se dirimen en las inútiles luchas entre los fanáticos y los empáticos; siendo éstas luchas desparejas porque un empático nunca mataría por su verdad, pero si el fanático. Mientras el fanático está enceguecido por su verdad, el empático tiene los ojos abiertos para poder hacer ver, la lucha de verdades continua siendo despareja, porque el empático ve y siente lo que el fanático no puede ver, sentir ni pensar.
El empático corre peligro de vida si trata de decir su verdad, decir veraz, parresia. Tenemos el ejemplo de Jesús de Nazaret, o del mismo Sócrates que fue obligado a tomar cicuta, recordemos que Mahatma Gandhi fue asesinado al igual que Martin Luther King por decir verdades a una sociedad fanatizada.
Ellos son claros ejemplos de la empatía asesinada por fanáticos que no podían ver, por sufrir de parresia.

Ellos llegaron a auto conocerse encerrados en ellos mismos para saber y luego divulgar la verdad relativa que tuvieron en su corazón y lo dejaron plasmado en acciones que deberían habernos enseñado que el fanatismo de muchos es la muerte para los empáticos.
Para ser parresiasta se debe ser sincero con uno mismo, desde lo más profundo. “Nosce te ipsum” rezaban las leyendas de los antiguos egipcios, pitagóricos y socráticos. El conócete a ti mismo, en el verdadero saber de la humanidad y cuando uno llega a conocerse a sí mismo, indefectiblemente se abren las puertas para conocer a los otros, saber que pasa y llevar la ardua tarea de hacer que el fanático abra los ojos.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 23 de octubre de 2011

MAQUIAVELO... 2011.


La ignorancia y la incultura universal, incentiva solamente sufragio solidario. La solidaridad de los incultos hace que el país se divida y se consuma en la pobreza, consolidando un poder que no existe.
¿Para que un gobierno pretende hegemonía sino sabe qué hacer con la misma, solo dividir?
El populismo no sirve para nada si la desigualdad está instalada, gobierno de ignorantes y mediocres que no piensan en el país sino en los bolsillos de ellos usando a los pobres.
Es evidente que el país empobrecido no piensa por sí mismo, lo hicieron bien, para la destrucción.
Lo que no toma en cuenta éste gobierno populista es que por intermedio de las dadivas, contrató a un ejército de mercenarios cuyas armas no disparan solamente tiros.
Maquiavelo es su capítulo XII de su libro “El Príncipe” dice que “ si un gobierno apoya su estado en tropas mercenarias, no se hallará seguro nunca, por cuanto esas tropas, carentes de unión, ambiciosas, indisciplinadas, infieles, fanfarronas en presencia de los amigos y cobarde frente a los enemigos, no tienen temor ni buena fe con los hombres”. “si un gobernante, con semejantes tropas, no quedara vencido, es únicamente cuando no hay todavía ataque. En tiempo de paz, despojan al gobernante y en la guerra dejan que lo despojen sus enemigos.” “Y la causa de esto es que no haya más amor, ni motivo que las apegue al gobernante, que su escaso sueldo, el cual no basta para que se resuelvan morir por él. Se acomodan a ser soldados suyos, mientras no hacen la guerra. Pero si ésta sobreviene, huyen y quieren retirarse”.
El tratado de política que escribió sin hipocresía Maquiavelo, lo hizo en el año 1513, mientras estaba en cautiverio en San Casciano, fue dedicado a la persona que lo apresó, Lorenzo de Medicis, llamado el magnífico.
El tratado es conciso, pragmático y claro. “Nuestro gobierno” hace política medieval con todos los votantes hoy, política antigua, descripta en el primer tratado de política; ahora… ¿qué hará el gobierno actual cuando se le acabe la financiación?, nadie lo pensó.
Los mercenarios quedarán sin trabajo y buscarán otros medios de subsistencia. Somos pobres, se necesitan ésta clase de gente, para que sobreviva ésta clase de gobierno.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

jueves, 20 de octubre de 2011

MIENTRAS… EL PAÍS DUERME.

Mientras haya un chico con hambre.
Mientras un camionero gane más que un médico.
Mientras un abogado argentino sea corrupto. Y no se anime a no ser larva de político.
Mientras las leyes vayan en contra del sentido común.
Mientras los jueces sean dependientes del poder de turno.
Mientras la economía se lleve a las trompadas con los comerciantes.
Mientras los noticieros vendan información digna de un país de maravillas y se vendan a los mediocres de turno.
Mientras la televisión siga mostrando a mujeres que se dejan usar por dos pesos con cincuenta, con tal de cinco minutos de fama arrodillándose ante un estúpido con plata.
Mientras no importen los casos de corrupción.
Mientras los mediocres sean esperanza y el fanatismo ley.
Mientras la cobardía sea virtud y las virtudes se confundan con chupamedismo.
Mientras la estupidez pase por culta.
Mientras un maestro le dé importancia a un estatuto por encima de la vida de un chico.
Mientras la ignorancia sea venerada como justa y las obligaciones se tiren a la basura.
Mientras el norte no sea el sur y el sur el norte.
Mientras la figura del Che sea admirada como Cristo en la cruz y la imagen de Evita expuesta en la nueve de julio con luces de neón para que el mundo admire la idiotez del fanatismo.
Mientras sigan las divisiones entre gorilas y patriotas, ricos y pobres, viles y valientes, peronistas y kirchneristas.
Mientras la estupidez le gane a la cordura.
Mientras la viuda se vista de negro y no deje de confundirse ni confundirnos.
Mientras los jóvenes no recuperen valores y la cultura sea plana; un voto será como el tiquet de supermercado con descuento del veinticinco por ciento para ignorantes.
El país no cambia porque no quiere, no puede cambiar por mezquindad de viejos líderes viejos, llenos de plata conseguida por hábitos espurios.
Solo le pido al pueblo, conciencia.
Sepa el pueblo votar.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

miércoles, 19 de octubre de 2011

LA EVOLUCIÓN DE LAS HORDAS.


En tiempos de la prehistoria, los hombres se reunían en hordas para poder cazar animales más grandes que ellos y calmar la sed y el hambre que los atormentaba, el líder de la horda, era el más grande y fuerte de todo el conjunto.
Se dieron cuenta que podían pensar y con el tiempo evolucionaron hacia la domesticación de animales y plantas, inventaron herramientas que los podía ayudar a hacer el trabajo más fácil; sistematizaron la escritura y pudieron reproducir la historia mediante lo escrito.
Por aquellos tiempos, el macho más corpulento sometió a los otros por su capacidad de lucha y ataque. El más fuerte, conservaba el liderazgo hasta que se moría, enfermaba o envejecía.
Los violentos enfrentamientos entre machos alfa, imponían al líder por la fuerza, no habiendo hembras en las contiendas.
Todo esto quedó en la memoria genética de todos los seres humanos, acumulada durante millones de años.
Las sociedades primitivas impusieron las armas y las fuerzas sobrenaturales, por sobre la razón. Los antiguos líderes se enfrentaban para mantener la hegemonía y eliminar a los contrincantes o enemigos invocando la fuerza de los dioses o un líder muerto endiosado.
Estos instintos agresivos explican muchas de las actitudes de nuestros líderes en las sociedades contemporáneas.
Cuando la política evoluciono, aparecen ciudades estados, reinos, principados; mientras que los lideres necesitaron de una elite más amplia con cortesanos, sacerdotes, gente ilustrada, comerciantes ricos y milicias para mantener la hegemonía.
Nacieron dinastías, reinos e imperios mantenidos económicamente por ricos, parientes y guerreros. Esas formas de gobierno, fueron pasadas de abuelos a padres y de padres a nietos, amparados por una demostración divina del cosmos. Y aclaro que los Windsor o los Borbones, tienen semejanza con los Moyano en nuestro país.
Las herramientas políticas en aquella sociedad eran la conspiración, el complot y hasta la eliminación física del enemigo. Las masas súbditas no opinaban, solo aclamaban a los nuevos príncipes como lo hacen los fieles en la elección de un nuevo Papa.
Los libros más pragmáticos donde se estudiaba política eran los de Lao Tse, Sun Tzu y Nicolás Maquiavelo; en épocas más venideras vendrán Von Klausevich, historias sobre Napoleón y Alejandro el grande.
En la última guerra mundial declarada que resultó ser un genocidio encubierto por los alemanes para asesinar personas que no estaban de acuerdo con una raza aria que al ser derrotados sobrevino una guerra mundial no declarada, llamada guerra fría, que a mi entender, termina el once de setiembre de 2001, con la caída de las torres gemelas en Nueva York, cuando Condolezza Rice se comunica con Vladimir Putin, éste último le ofrece ayuda.
En el medio, desde el año 1945 (fecha del término de la segunda guerra mundial) hasta el 2001; han sucedido en occidente una serie de dictaduras sangrientas que, en parte, han hecho reflexionar sobre ideologías.
En las sociedades con ideologías, todas las ideologías son autoritarias; las luchas por el poder se resolvían con la eliminación física del líder de la oposición o los aspirantes a reemplazarlo. La lucha sangrienta por el poder son inherentes a las sociedades autoritarias y al fanatismo de las ideologías; el colocar carteles a los ciudadanos es autoritariamente ideológico y la crueldad de ésas ideologías tienen que ver con la mentalidad de sus gobernantes; Stalin, Hitler, Bokassa en Centroáfrica, Pinochet en Chile, Videla en Argentina, Mao en China, Trujillo en República Dominicana, Somoza en Nicaragua o Papa Doc en Haití, fueron ideologías del siglo pasado y muestran los ejemplos. El poder totalitario no concibe alternancia, pretendiendo adueñarse del poder, mediante pensamientos prestados.
Ahora los totalitarismos son más livianos que los de antaño, donde el poder se personaliza, donde una persona representa la verdad absoluta y quienes se oponen a ella son gorilas, herejes, derechistas, anti patrias o cualquier adjetivo calificativo, recordando los estúpidos carteles o números que le tatuaban a los prisioneros judíos en la Alemania Nazi.
Para los reyes no existe la opinión pública y la gente común carece de importancia, trabajan cuatro o seis años de gobierno beneficiando kapangas para conseguir votos en un futuro.
Las constituciones de los Estados Unidos, como la Argentina; comienzan con “nos, los representantes”, parece mentira que con el advenimiento de la mujer en política, estemos hablando de autoritarismo.
Tanto el fascismo, el comunismo, el nazismo, el falangismo; comienzan y terminan con autoritarismo, la vieja política está muriendo para pasar a la nueva política, la política del espejo, la de educación y respeto por el otro, la política de la empatía, la política del Common Sence.
La política de los kapangas va muriendo poco a poco para darle paso al matriarcado político, con políticas y estructuras globalizadoras, sin aparatos pero con sistemas interconectados como las autopistas de internet.
Lo que se elije el domingo 23 de octubre, son los resabios de esa política autoritaria agonizante; se acercan nuevos tiempos, nuevas eras y como dijo algún genio que alguna vez leí que los estadistas piensan en las próximas generaciones mientras que los políticos piensan en las próximas elecciones.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 16 de octubre de 2011

LA REPÚBLICA DE "CÓMODO"


Veo en dos fotos colgadas de un retrato de la pared, las caras felices de mis hijos mirándome a los ojos como haciéndome preguntas sobre un libro de metal.
Ellos son los custodios de reacciones y pensamientos que, mirando hacia un futuro, no encuentro que darles; pasado mis cuarenta y cinco años de mi vida, los últimos cuarenta pensando sobre el aquí y ahora, me encuentro con un futuro incierto.
Ellos soportan las enseñanzas de antiguos valores que hoy, no sirven de mucho, pero convencido que en un tiempo volverán, verán que lo que digo no es en vano, que las enseñanzas de antaño, continúan vigentes en libros, que hoy están en la biblioteca, llenos de polvo de olvido, pero abiertos por mí en alguna página que alguna vez, fueron veraces.
Les comunico a mis hijos, que son hijos de la patria, que la misma está destruida por pensamientos del pasado; que por mirar constantemente el espejo retrovisor, nos chocamos con el presente y no vemos el futuro, que está ahí, escasos veinte años.
Sin darse cuenta, nuestros hijos caminan descalzos y dolientes sobre la arena hirviente de un desierto, viviendo un espejismo de un oasis que no existe. Los que armaron éste escenario absurdo, pretenden manejar las mentes imponiendo prejuicios, dogmas y religiones.
No existen los derechos humanos, cuando los humanos sufren hambre y unos pocos sufren sed de justicia.
El gobierno deja de ser justicialista por unos pocos para convertirse en Rosista, pregonando federalismo y actuando como unitario; hemos vuelto a ésa época, hemos retrocedido doscientos años solamente para tener un caudillo, no hemos crecido, ni siquiera a los golpes.
Una sociedad inmadura deja que sus hijos vivan a la vera de un lago que ni siquiera es artificial como el de un espejismo que cuando desaparezcan las visiones y los dogmatismos se encontrarán con sed y hambre.
Les digo a los hijos de la patria que esto, lo que vivimos actualmente, no es lo que querían un país grande, no es lo que quería Rosas y menos lo que pretendía San Martin, Belgrano, Moreno, Irigoyen, mucho menos Perón.
Hoy, vivimos en la República de Cómodo, hijo de Marco Aurelio; mareado por el falso amor de su pueblo falsamente populista convertido en despótico y tirano, dándole de comer a su pueblo el circo de los gladiadores. Alejado de las concepciones filosóficas de su padre, transforma a Roma en lo peor de su historia.
Hijos de mi patria: Esto no es justicia, menos el justicialismo que pregonaban algunos en viejas épocas, el mundo ha cambiado y seguirá cambiando, obviamente para bien, globalizado; no hay vueltas atrás y el populismo reinante en nuestra pretendida República es tan antigua como la de “Cómodo”.
Los verdaderos derechos humanos están en el estomago de la gente, para nutrir los cerebros de nuestros hermanos y tomar conciencia es difícil teniendo déficit de proteínas, eso lo saben; todo es política y la misma no es Cómoda.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

martes, 11 de octubre de 2011

ESTÚPIDOS IMBERBES


No escribo desde el enojo, ni desde la frustración, si desde el cansancio y la tristeza pero también desde la compasión y desde el orgullo de un ser sensible.
He notado desde ya hace algunos años la violencia con la cual vivimos, crecer cotidianamente, sumergidos en el mar de la ignorancia, ya que nadie es capaz de pacificar nuestra República Argentina.
Vivimos como animales en un chiquero, revolcados en el lodo de la idiotez; pretendiendo tener razón desde cualquier punto que se mire, en nuestro país no existe la racionalidad de vivir en comunidad y la intolerancia se ha llevado las razones para otro lado y es seguro que muy lejos, no es acá, ni a ésta época.
Cualquiera se cree con derechos a testificar por algo que no vio y aún si no participo. Los ignorantes les pegan a los doctores y los doctores se ríen de ellos mismos en lugar de ayudarlos a los a que, por lo menos hablen en lugar de pegar.
Los indigentes mandan y los cultos obedecen en una sociedad que está destruida por el pavor a los imberbes.
Los indigentes están muertos y los incultos con saco y corbata, manejando un país que ya no tiene gente para gobernar, han destruido la civilización de nuestros abuelos para imponer la barbarie del griterío, de la intolerancia y de los golpes. Matones: las buenas costumbres, siguen siendo las mismas que de antaño.
Los inútiles y perversos se creen que imponiendo van a ganar respeto y consideración siendo amigo del juez o, del secretario general del sindicato de turno.
La estúpida violencia ya forma parte de las oficinas, de las calles y de la comisaria. Parecemos chiquilines necesitando de un padre que nos rete cuando no hacemos un trabajo como corresponde.
Se han perdido los valores democráticos pagando más impuestos para alimentar a una sociedad caída por inmoral.
La inmoralidad se apoderó de la justicia, es por eso que es injusta. La inmoralidad se apoderó de las calles en forma de hordas que lo único que hacen es intimar a los buenos. La inmoralidad es insana para los jefes y obreros. La inmoralidad no invierte ni sirve, está para servirse. La inmoralidad hizo de un país grande uno mediocre. La inmoralidad es el negocio para un estúpido gobernante quien saca rédito de un pueblo destruido por la incultura y la ignorancia.
Los inmorales han tomado el poder y contaminan una sociedad que es buena si no la molestan.
Discepolo y Eladia… tenían razón.
La República Argentina está dada vuelta, el norte mirando al sur, el sur al norte y los idiotas caminan con las manos, porque ya se roba hasta con los pies.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

lunes, 10 de octubre de 2011

LA TEMPESTAD

La palabra muerte, no lleva calificativos; como ser la muerte clínica o muerte cerebral; o se está muerto o no lo está.
Siempre encaramos la muerte desde la vida, es algo normal y lógico del ser humano definir muerte como algo malo, como que se acabó todo, porque nos aferramos a la vida, como lo más preciado que tenemos.
La muerte es un proceso natural de la vida, como el nacimiento o el crecimiento; no duele nacer, ni crecer ni tampoco debe doler el morir; si el morir duele es porque hay algo que anduvo o anda mal en el traspaso por la puerta del destino final.
Todos moriremos, como proceso natural del ser, con la vocación de vivir y dejar vivir; el no querer hacerlo es normal, pero pensando toda una vida en ese momento para cuando llegue nos reusaremos a cruzar la puerta como parte del egoísmo del agonizante.
Las etapas de la vida finalizan y es el mismo viviente quien declara la muerte de alguna etapa de su vida.
Tomo la muerte, desde la vida misma; para que nazca una flor, tiene que morir una semilla, para dar paso a una flor nueva, así sucesivamente.
Es difícil encarar el tema de la muerte y decirle a los muertos en vida que no se aferren a lo vital porque es más dolorosa la despedida; hay frases que lo explican perfectamente “prefiero morir con gloria en el campo de batalla que una muerte en una cama” pensamiento de algunos generales egoístas que murieron con la gloria de haber sido.
El trasvasamiento generacional en política es muy difícil, mirándolo desde el punto de vista del agonizante; a nadie le gusta que venga un joven a querer desplazar a un antiguo general que se resiste a morir, porque él piensa que todavía es joven, sin darse cuenta que ya no puede hacer nada por las generaciones venideras.
Para algunos políticos, la muerte es dura, vacía, gris como la conciencia que acompaña a su almohada. Llegan al final de su vida política, apurados, con una tempestad de dudas intentando de revertir todo lo que hicieron para ser recordados con la gloria, de por lo menos haber hecho algo. Se sienten vivos recordando viejas épocas, aunque la historia les repita en voz baja que “ya está”. Pretenden seguir viviendo para redimirse o solucionar lo que hicieron mal en viejas épocas, recordando y viviendo en viejas épocas, sin poder ver el presente y menos el futuro.
La nueva clase de políticos, jóvenes pujantes se encuentra todavía en una tierra por nacer, ya sin poder esperar que los viejos políticos se retiren a descansar a sus casas o bien enseñar historia de lo que no hay que hacer para llegar a donde estamos; no los culpo, hicieron lo que les dictó la conciencia en ése momento de la historia. Pero ya está.
El certificado de defunción política lo firmamos los jóvenes, cuando los jóvenes tomemos conciencia que es inevitable el retiro de la vieja clase política, para dar paso a la nueva generación de pensantes en un mejor país, nos reconoceremos y, con nuevas herramientas que nuestros viejos no tuvieron, tomaremos conciencia que corremos con ventajas de las cuales carecieron.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com
video

domingo, 9 de octubre de 2011

LA ARGENTINA ANEMIZADA


La anemia es una enfermedad caracterizada por el déficit de hemoglobina en los glóbulos rojos, el glóbulo rojo tiene por función llevar oxigeno a todas las células del organismo y la hemoglobina es la molécula compuesta por hierro que se encuentra en la célula roja; sin la hemoglobina, el glóbulo rojo, carece de función; explicado así, se entiende que la hemoglobina y el glóbulo rojo son complementarios en la sangre y el uno sin el otro, no sirven para la función que realizan en el organismo.
La anemia tiene signos y síntomas identificables para cualquier persona que le interese la medicina; ellos son:
La palidez, que es la piel, conjuntivas y mucosas más blancas de lo normal.
La astenia que es el cansancio o debilidad que caracterizan a estos cuadros, dado que el paciente no puede caminar cincuenta metros sin tener sed de aire.
Cuando la anemia es profunda, el corazón trata de compensar con taquicardia y cuando ya no puede aparece el dolor de pecho, llamado ángor, puede o no haber lesiones en el musculo cardiaco, si hay lesiones se produce lo que se llama infarto de miocardio.
La anemia puede producirse por falta de fabricación de glóbulos rojos, ya sea por déficit de absorción de hierro desde el aparato digestivo; o por pérdida sanguínea aguda o crónica, entre otras causas. Si es aguda el cuadro puede ser mortal a corto plazo si no se repone el volumen de sangre perdido.
Si la pérdida es crónica, o sea una pérdida paulatina, el cuerpo se va adaptando a ésa situación, hasta que aparecen los síntomas arriba descriptos.
Ahora bien; transportando éste síndrome a nuestro país, podemos hacer el diagnostico sin saber mucho de política ni de medicina, porque es cuestión de sentido común el simple hecho de la comparación.
En Argentina puedo ver tres clases sociales: la clase alta, la media y la baja. Comparo la clase media con los glóbulos rojos de la sangre, cuya hemoglobina es el dinero que posee para alimentar a toda la economía.
Las reservas del banco central se pueden comparar a la medula ósea, fabricante de las células rojas.
Por los síntomas de la sociedad, podemos decir que la Argentina está anemizada, es una anemia crónica que va destruyendo la clase media tan despacio que la misma no se da cuenta.
La clase media Argentina no se percata que sufre anemia, porque la pérdida es crónica, aunque presente los síntomas de cansancio, debilidad, sed de oxigeno, palidez, adormecimiento; síntomas éstos que no permiten pensar ni elaborar planes estratégicos para compensar la pérdida.
Cuál sería el tratamiento para la anemia crónica que sufre nuestro país, por sentido común, seria solucionar la perdida que se sufre por la clase baja, buscar planes de productividad para que la clase baja ayude a la clase media para que ésta última no sea la única que elabore hemoglobina.
Darle incentivo a la clase alta para que invierta en el plan de recuperación de clases. Ésa clase, la alta, es la que está en condiciones de pensar por una economía sustentable, sin depender de los falsos médicos que están en el gobierno.
Tomando conciencia que nuestro país está enfermo de anemia, podemos hacer un tratamiento sin transfusiones; pensando en alternativas para primero aliviar los síntomas y luego seguir caminando sin que falte el oxigeno.
El país se hace pensando en el tratamiento a largo plazo, no hay enfermedades malignas, todo depende de nosotros y obviamente cambiar de médicos, retirando de la mesa consultiva a los que no demuestren capacidad para lo que se necesita.
Pido solidaridad a la clase alta para solucionar el síndrome anémico de nuestro país.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 2 de octubre de 2011

CUANDO UN VOTO ES COMPRADO, EL PAIS ESTÁ VENDIDO.


Vulgarmente hablando un negocio se da, hoy día, con lo que se llama, ley de oferta y demanda, según esa demanda, es lo que vale en monedas un producto; a mayor demanda de un producto, mayor es el precio. Cuando ese producto es impuesto, se crea una demanda que, con el tiempo, el mismo aumenta de precio.
Supongamos que el producto impuesto es una netbook, impuesta en el mercado hace aproximadamente un año atrás, a lo largo de un año, sufre variantes de calidad y de precio que, mediante inflación “corregida” o mentida con números falsos varia su precio a un costo mentiroso.
Sea el producto saldrá más caro a medida que pasa el tiempo, mientras que la inflación se desayuna con el producto.
Una netbook, un televisor, “el futbol para todos “y “planes sociales”, son productos que el gobierno de turno saca al mercado a intercambio de algo, ese “algo” se llama voto o sufragio, con fecha a pagar el día 23 de octubre.
Obvio que son maniobras riesgosas; el riesgo aumenta con la ignorancia del comprador o votante. O sea que el riesgo gubernamental es directamente proporcional a la educación del votante promedio. A menor educación, menor riesgo.
Éste es un viejo plan, ya lo hizo Hitler en la Alemania Nazi, mediante el reparto de radios que sintonizaban una sola estación, lo hace Hugo Chávez en Venezuela y lo hace Cristina Fernández en nuestro país. Ésta última, sino le alcanzan los compradores, los trae desde los países limítrofes.
Falsificando datos, todos pueden tener los productos, tanto ricos como pobres, habiendo en el medio, una clase que paga el costo, es la clase media, la tan castigada clase media que según las estadísticas de las primarias son el cincuenta por ciento.
Se puede razonar con lo leído que la mitad del país, financia al gobierno dadivoso de la Sra. Y ésa mitad se llama clase media; éstos planes, pensados desde años, están impuestos e ingeniados para los países en los que se los puede aplicar. Para aplicar el plan lo que se necesita es un pueblo lo más ignorante posible, sino lo es, los fabricamos, los ideamos. Un pueblo sin educación se convence fácilmente de cualquier estafa. Sin educación el mismo pueblo se divide; gracias a la ignorancia que es manejada por el gobierno para perpetuarse doce años, con la nivelación sistemática hacia abajo el costo es pagado solamente por una parte de la sociedad, la clase media.
Entramos pues, en un círculo vicioso en el cual tenemos ricos y pobres por un lado y clase media por el otro en constante lucha por dadivas gubernamentales. Se mide estadísticamente mediante un censo llamado “elecciones primarias”.
Se impone aquí una frase “antimaquiavelo”, el divide y reinarás. Circulo vicioso que no se romperá, a no ser que la clase media se canse de pagar impuestos para comprar netbooks, televisores y financiar planes.
Con una clase media dormida, es muy fácil hacer el “negocito” de las dadivas, es decir, la clase media financia el gobierno kirchnerista, financia a la campora, los piquetes, los paros, la cadena nacional, las falsas inauguraciones y la reelección de una Sra. Que le encantan los zapatos y las carteras caras.
Propongo a la lastimada clase media, romper éste círculo vicioso y transformarlo en virtuoso, buscando líderes dentro de su seno, ya que los lideres que posee la clase media, se encuentran dentro del círculo.
Propongo tranquilidad, tolerancia y respeto entre nosotros, seamos inteligentes y participemos cívicamente en la educación activa de nuestros hijos. Pensando cómo sacarle la financiación de un gobierno corrupto y estafador.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 25 de septiembre de 2011

EL PRECIPICIO ENTRE LOS CREDULOS Y LA REALIDAD


Cuando partimos de la base que todo está perdido, o ganado; solemos quedarnos en el lugar, ya sea de perdedores o de ganadores, razonamiento y actitud por lo general equivocada, porque la construcción se realiza día a día, paso a paso.
Si partimos de una mentira, se cometerán una serie de mentiras que luego cuando queremos revertir la situación es imposible porque la mentira ya formó un precipicio entre los crédulos y la realidad. Es por eso que la frase de nuestro amigo Aristóteles, replicada por Perón “la única verdad es la realidad”, en nuestra época es falaz.
Nada más concluyente que la realidad que estamos viviendo, sin pensar en el futuro, es imposible proyectar y por ende no existe modelo que valga.
Cuando se parte de una mentira, es imposible que todo el mundo la crea, entonces vamos a tener a los especuladores que aprovechan la mentira para mentir.
La mentira es un vicio que crea forzosamente más mentiras para sostener la mentira original; cuando la mentira crece, se transforma en modelo no escrito.
Cuando la mentira es generalizada, acompañada por la verdad de los crédulos y acrecentada por los diarios, la mentira es transformada en verdad; los diarios ya forman parte de la mentira y el modelo no escrito aparece en los periódicos como verdad.
Los que escriben mentiras en los diarios se han creído la mentira y por ende forma parte de su verdad, la verdad mentirosa; los mismos que se enrollan en la mentira quedan enrollados en verdades increíbles.
Esas verdades increíbles, forman parte de mentiras creíbles. Los pueblos pragmáticos como el nuestro, aprovechan esas mentiras creíbles para jugar a favor de su propio interés sin pensar en el futuro inmediato, asegurándose su crecimiento y el de los suyos, sin pensar en el conjunto.
El gobierno hizo bien las cosas, mintiendo y haciendo mentir, sin escribir nada; estafando la buena fe del pueblo.
Llegado éste punto, la oposición, con mentiras donde no caben verdades, no puede hacer nada para sus verdades, ni demostrar que son mentiras y como es lógico cuando las mentiras son más grandes que las verdades, se cree en las mentiras.
No es nuestro tiempo todavía, porque nuestros tiempos no han venido, vendrán, más adelante, cuando la mentira caiga con su propio peso, habrá otra oposición, más limpia, que crea en un futuro de verdades.

JOSÉ LUIS SENLLE
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 18 de septiembre de 2011

EL PARTO, LA CAVERNA Y NOSOTROS

Una de las cosas más sabias que posee la naturaleza es el proceso del nacimiento, con solo observar y entender éste proceso, nos damos cuenta que la criatura recorre un camino por el canal del parto, produciendo movimientos que, para poder salir, vivir y respirar son naturales y obligatorios; si la criatura no puede salir por algún problema, defecto o imposibilidad, es ayudado por la madre, mediante el reflejo del pujo.
Lo primero que conocemos de la nueva creatura es su cabeza y luego la cara, arrugada por haber nadado durante nueve meses en la oscuridad y con los ojos cerrados para no infectarse las conjuntivas y no quemar sus retinas por la luz del exterior.
Abre los ojos lentamente mientras respira profundamente la nueva atmosfera, el acto que sigue es la primera exhalación del nuevo y primer aire mediante un grito, manteniendo sus ojos abiertos.
El recién nacido, sostenido por una cadena de unión a su madre, es liberado de ella y se produce el primer abrazo maternal, gesto que representa la bienvenida al mundo de la vida, los conocimientos, la luz y del ser.
Así como el acto del parto y nacimiento es instintivo, los gestos del neonato y de la madre también lo son, el abrir lentamente los ojos, el respirar, el exhalar, también es natural.
En el mito de la caverna de Platón, descripto en el libro número siete de la república, se describe alegóricamente éste proceso.
La iniciación a la vida es con los ojos cerrados, respirando aire del nuevo ambiente.
Durante toda nuestra vida, se nos reparte luz, ya sea con las primeras destrezas, o mediante la enseñanza de ciertos conocimientos y los encargados de brindárnoslo son los maestros, los que no enceguecieron con la luz dada, por lo que tuvieron la responsabilidad de abrir lentamente los ojos.
El privilegiado que vio la luz del mundo exterior, estudia y vive ese mundo, en soledad. En un acto de genuino amor, vuelve a la caverna para describir a sus antiguos compañeros de cadenas lo que hay afuera, pero éstos solo escuchan la voz distorsionada, la sombra reflejada en la pared, pues desconocen que hay otra realidad. Algunos se dejaran, por instinto, guiar por el camino, hacia la luz, otros, los que desconocen que hay otra realidad, viven su realidad como única y placentera, toman el camino más fácil de pensar que el maestro está equivocado. Los habitantes de la caverna solo pueden ver y oír lo que están acostumbrados.
Este mito habla del conocimiento y del fanatismo, los argentinos vivimos en la cueva, encadenados y serviles a nuestros carceleros que son los que nos dan una parte, sesgada y tendenciosa, del conocimiento, tomamos al maestro por loco y lo matamos, rememorando el asesinato de Sócrates, obligándolo a tomar la cicuta.
Cuando alguien toma las riendas del conocimiento, debe estar dispuesto a sufrir las consecuencias del fanatismo y la discriminación, como lo sufrieron Sócrates e Hipatia de Alejandría.
Este acto suicida de amor, que se ofrece a quienes que no pueden ver más que las sombras en una pared, se asemeja a la crucifixión de Cristo.
Ese acto de amor, trasciende y se eleva, sin buscar recompensas por ello.
La ignorancia va de la mano de la soberbia, creyendo que los conocimientos son simples sombras en la pared, gritándonos unos a otros los detalles de aquellas sombras.
Salgamos de la caverna, la luz y la virtud nos espera con los ojos abiertos.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com
video

domingo, 11 de septiembre de 2011

REFLEXIONES SOBRE EDUCACION


Hice mi secundaria en pleno proceso de desorganización nacional, Videla en el poder de un desgobierno como el actual; demostrando que los gobiernos argentinos no han cambiado nada, somos manejados por gobiernos incultos, en contraste con el pueblo argentino que si cambió, cambió educación científica por procesos tecnológicos, sin darse cuenta que esos procesos tecnológicos tienen base científica que los retroalimentan.
En mi secundaria la pase mal, no era un buen alumno, según mis maestros, no dedicaba suficiente tiempo al estudio de ciertas formas científicas que me servirían en el futuro.
El despotismo y la soberbia reinaban en aquella época y ahora comprendo con claridad el por qué fui mal alumno, era mi propia lucha, contra esos calificativos.
El manejo apático de los profesores me han enseñado que debemos ponernos en el lugar del alumno, vivir lo que él vive, en su casa, en sus encierros, en su música, en su estomago y en su mente. He comprendido que una netbook no sirve de nada, si el alumno no tiene para comer, o si tiene una familia disgregada.
Los problemas que me han traído los profesores en aquella época por no tener empatía con los alumnos fueron enormes. Vivíamos en una burbuja con respecto a la información que nos daban, ocultaban algunas y deformaban otras, con la connivencia de las escuelas católicas de aquellos años.
Los aprendizajes de las cadenas montañosas de los Estados Unidos debían estudiarse de memoria, sino la nota era uno, como la mayor parte de mis notas; recuerdo la cara de la profesora de geografía alegrándose por el uno impuesto; siguiendo el rastro de tamaño personaje, hoy es directora de aquella escuela secundaria; no me pidas el nombre, porque no tengo memoria para los personajes que han pasado por mi vida, sin dejar rastros ni saberes.
Hoy los maestros están obligados a tener empatía con un alumno, esfuerzo triple para un maestro, porque lucha por si, por el alumno y por la familia del alumno; pero una empatía obligada es contraproducente para el que tiene la vocación de enseñar con magros sueldos estatales.
Ahora me pongo en el lugar de aquellos maestros que tuve y digo que los de hoy son más capaces por su triple lucha, por el stress que desencadena un mal gobierno que disgrega familias, no hay premios ni castigos y por ende se pierde el respeto hacia el docente.
Hace varios años que tengo en mente planes para mejorar la educación en nuestro país, uno de ellos es profesionalizar a los maestros de escuelas, para que su sabiduría y respeto a ellos sea plena.
Con netbooks y dadivas alimentamos el mal concepto de los alumnos hacia sus mayores, de que sirve tener una maquina si no se saben las reglas de ortografía, de que sirve sino leemos libros de cuentos con nuestros hijos o no nos actualizamos.
Vayan pensando, maestros, que el soberano necesita educarse; no sean sumisos, mirémonos a los ojos y preguntémonos que estamos haciendo por nuestros hijos.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

sábado, 10 de septiembre de 2011

LOS SILENCIOS



Cuando una mente es capaz de proyectarse hacia el futuro, la misma viaja, viaja a una velocidad que se compara a la velocidad de la luz. Los trescientos mil kilómetros por segundo desplazándose de un lado al otro hace que los pensamientos sean instantáneos y que con solo pestañear, ya estemos en el pasado o en el futuro.
Esa velocidad particular, hace que un espejo no sea tal y que cuando nos miremos en él veamos el futuro; cuando escuchamos música, traemos el pasado, pasando por el presente y nos transformamos en futuro.
El silencio es permanecer, el silencio es estar dejando pasar el tiempo a una velocidad increíble, puede transformar o puede quedar estático.
El silencio puede ser ruidoso, silencioso, contemplativo o productivo.
El silencio es ruidoso cuando no podemos escuchar nuestros pensamientos, aquella vocecita baja, apaciguante, tranquilizadora, proyectiva y verdadera que nos da ideas y mira hacia el futuro constantemente.
El silencio silencioso, solo puede lograrse con práctica, es aquel al que los antiguos orientales lo comparan con las quietas aguas de estanque en medio de tormentas.
El silencio contemplativo, es el que nos permite aprender de los otros, sacar experiencia de nuestros antepasados, sin preguntarnos si hicieron bien o mal, con solo buscarlos en el pasado, ubicarlos en el pasado y vivir el pasado; el pasado nos enseña. El silencio contemplativo puede ser productivo si se logra comprender el pasado, ubicándose en el pasado.
El silencio productivo es aquel que puede enseñar a los otros sin decir ni hacer nada; el silencio productivo es la entrega total de experiencias vividas, pasadas, presentes y futuras. Es un acto de amor a la humanidad, con un amor elevado y eterno.
El aumento de ruido externo de nuestra sociedad es contaminante para nuestras mentes; el aumento de ruido es directamente proporcional a la falta de pensamientos críticos y el no poseer silencios hace que la sociedad no avance proyectivamente hacia el futuro.
Es necesario, en todos los tiempos, refugiarse en sí mismo, alejarse del ruido, introyectándose hacia cualquiera de los silencios si poseemos la capacidad de amar a los otros, pensando en el futuro y visualizando la vida de nuestros hijos cuando ellos sean mayores.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

miércoles, 7 de septiembre de 2011

EQUILIBRIO EN Y PARA EL PODER

www.jsenlle.blogspot.com video
Como decía Adam Smith, en la competencia, la ambición individual sirve al bien común; cuya teoría refutó John Nash, que dijo: si todos fuéramos por ella, al final ninguno la tendría, a nadie le gusta ser segunda opción.
Lo más productivo es que todos en el grupo vieran por sí mismos y por el grupo.
La dinámica de los gobiernos es el equilibrio. El equilibrio en el poder es una constante y mirarse al revés o en espejo debería ser una obligación.
La lucha por el poder consta del equilibrio entre oficialismo y oposición; cuando uno se encuentra en el oficialismo, probablemente, dentro de cuatro u ocho años se encuentre en la oposición; los dos están obligados a llevarse bien para no desequilibrar la balanza, a menos que… el oficialismo haya decidido de antemano su desaparición del poder cuando termine su mandato.
Las individualidades en la balanza, no sirven, sin que la oposición pueda pensar y evaluar el equilibrio, cuando uno piensa por sí mismo sin fijarse como se mueve el otro, todo termina.

José Luis Senlle.

martes, 6 de septiembre de 2011

LA VIDA ES BELLA, MATEMÁTICAMENTE HABLANDO.

video
La naturaleza nos sorprende con las matemáticas y la geometría.
La secuencia numérica es la secuencia de Fibonacci.

lunes, 29 de agosto de 2011

EL INICIO DE LA VIDA ES UN RULO


El inicio de la vida es un rulo desde el mismo acto amoroso, desde los progenitores enrulándose en una posición horizontal, enrulándose desde los brazos, abrazándose, el espermatozoide dirigiéndose en forma de rulo hacia un óvulo que viaja en forma de rulo hacia su encuentro.
Llegado al encuentro de dos células, una hacia la otra, se dirigen desenrrollandose para formar otro rulo único, mezclándose, enrulándose nuevamente para formar un ser, enrulado.
Las divisiones celulares se dan, desenrollándose la cadena de ADN, para volver a enrollarse y se forman dos, cuatro, ocho, dieciséis y así sucesivamente formar órganos complejos como el cerebro, corazón, hígado, páncreas; que son órganos únicos y vitales.
El órgano comandante de todo el sistema es el cerebro, nótese que en su aspecto externo, también está enrollado con cisuras y circunvoluciones.
En su aspecto microscópico se observa una gran maraña de cables, células con puntas conectadas entre sí, enrolladas que forman la sustancia o materia gris y los cables enrollados se dirigen hacia la base del cerebro, que suben y bajan información, enrulada, llamada sustancia blanca.
Se dice que el pensamiento racional proviene de la enrulada sustancia gris que contactando con los neurotransmisores, sustancias químicas enruladas, forman enrulados circuitos de pensamientos.
Los pensamientos se exteriorizan por palabras, gestos, miradas, posturas; todas enruladas.
Los seres humanos nos entendemos enrolladamente, desenrollando nuestros rulos podemos hacer más fácil en entendimiento con los demás, eso puede lograrse con la empatía, el ponerse en el lugar del otro para poder entenderlo, facilitaría la comunicación.
Para poder entender el rulo de los otros se debe estar desenrollado mentalmente, sino se pierden comunicaciones importantes para el buen entendimiento humano.
Tomar conciencia del rulo propio, es estar desenrollándose.

José Luis Senlle.
www.jsenlle.blogspot.com

miércoles, 10 de agosto de 2011

PENSAR EN GRANDE


A mis cuarenta y cinco años, con la barba blanca y algunas arrugas en la frente; debo admitir que mis errores me han envejecido, que a ésta edad no puedo corregir muchas cosas mías ni la de terceros. Cuando uno pretende trabajar y más si es en equipo, se amolda a lo que es el equipo, tendiendo a la empatía natural y la que debe gobernar, colocándose a las órdenes del jefe.
Cuando un jefe no posee la empatía que debe tener para su puesto, deja de ser jefe para ser mandatario, o sea, el que manda, éste a su vez, solo le deberá explicaciones a su jefe inmediato y trasmite las órdenes sin ponerse en el lugar del trabajador, en éste caso el mandado.
En un sistema despersonalizado, los mandados pasan a ser autómatas o sirvientes del sistema, cabe entonces la pregunta… ¿Dónde quedó la empatía?
Cuando un trabajador piensa, deja de ser trabajador para formar parte del equipo, en mi caso, de salud; cuando un trabajador piensa, pretende que se lo respete y que se lo integre al sistema de trabajo, ya que desde cualquier punto de vista, todo sistema es mejorable.
Si el que manda, no piensa, es pasado por arriba por el trabajador pensante; el mandatario se siente disminuido por el trabajador, entonces lo saca del sistema sin motivo, buscando excusas que el trabajador pensante no entiende.
El trabajador que piensa, queda fuera del sistema, con muchas preguntas en su cabeza y una de ellas es… ¿en qué me equivoqué?
Incluso el que piensa se retrotrae hasta la primigenia enseñanza, trayendo valores morales, éticos y de experiencia de sus padres y abuelos, entrando en una crisis existencial y preguntándose para que, o por qué, ¿me enseñaron mal?
Me niego a entender, como si fuera cuestión de voluntad, como puede haber sistemas que reducen la capacidad humana a la servidumbre e inutilidad de los que queremos un mejor sistema.
La estupidez de los jefes, acostumbrados a que no hayan preguntas; el “Yo quiero soluciones, no problemas”, hace que éstos individuos no lleguen a pensar en equipo, sino a cuidar su quinta tan mediocre que no se puede pensar en un país a la altura de las circunstancias. El valor agregado de un jefe es descubrir a un trabajador pensante entre los autómatas, usarlo a su favor, para la mejora continua.
Es más fácil ponerse en el lugar del otro que ver competencia en el otro; un equipo nunca cumplirá objetivos, si no se ve mancomunadamente la meta del equipo.
Cuando un pensante tiene tanto amor para dar y no es bien recibido por el otro, que lo toma como amenaza, el pensante racionaliza los sentimientos y eleva su amor por algo mucho más grande.
Pensar en chico, es achicar el sistema y reducir los equipos de trabajo a meras órdenes de un jefe inútil es inutilizar el sistema.
Cambiemos el sistema o el sistema nos cambia a nosotros y como mis valores morales son innegociables, me voy del sistema para formar otro sustentable y poder llevar nuestra República adelante.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

domingo, 7 de agosto de 2011

DESDE HACE OCHO AÑOS


Escuchando música clásica, con cielo nuboso y el ambiente foráneo frio; leo los diarios y no puedo imaginar lo que pasa en los ambientes políticos, espantado, me largo a escribir unas letras y me pregunto… ¿Dónde quedó la moral? Buscando la respuesta, como si fuera otro, trato de contestarme.
Encuentro varios factores de la crisis moral en nuestro país: Desde el intento de ostracismo en el 2001, hasta ésta parte han pasado varios motivos por los cuales estamos como estamos.
Haciendo un recuento ésa crisis, con el intento que se vayan todos, tocándole los bolsillos a la mayoría de los argentinos; tuvimos dos años de apaciguamiento, adormecimiento; ingenuidad del pueblo argentino de ver un país pacificado.
En las elecciones del 2003, fuimos engañados con un retiro de una segunda vuelta y ganó el menos malo para gobernar.
Néstor Kirchner, con su estilo propio, informal, desarreglado y dando vueltas su bastón de mando, como no sabiendo que hacer con él, tomó a chiste mi país, dejó que tome rumbo solo, no dando información al pueblo de lo que haría y aburrido por no saber, se dedicó a renombrar el pasado como si fuera el presente; abriendo heridas que ya no eran, sino en la conciencia de cada uno y vio la veta armamentista de los años setentas; no ocupándose de lo que tenía que hacer, descolgando cuadritos e incitando a la violencia y separación de los argentinos.
Cuatro años de nuestra vida perdidos por el “divide y reinarás” malentendiendo a un Maquiavelo varias veces leído y mal interpretado.
Llega con él, las crisis de pensamiento y la división de la mentalidad de un buen pueblo, como si fuera una batalla napoleónica divide las fuerzas en lugar de concentrarlas, en tiempos de paz, crea una guerra, inventa un partido, con bases robadas del justicialismo e interviene el mismo, pagándole a sus integrantes para que su elección sea aprobada.
Estuvo cuatro años, hasta su muerte, armando milicias ilegales, desarmando las fuerzas armadas, desmantelando el estado, sobornando jueces, viendo y logrando autenticidad de sus actos, colocando jueces en la corte suprema de justicia, “El” es amo, señor y dueño del cerebro de los jóvenes.
Elije a dedo a “la pinguina”, más platense que “Estudiantes de La Plata”, llegaron a mentirle a toda una sociedad dormida y apaciguada por los quehaceres domésticos.
Cristina Fernández, quien continúa con una política aconsejada por su marido, ya que ella no puede gobernar, ya sea por falta de capacidad, porque no sabe o porque no es, disfruta de una herencia como si fuera María Antonieta, no siendo autóctona de su país.
Luego de la muerte de su marido, le queda la herencia: Un ejército de milicias ilegales, esos obsecuentes que no piensan sino en un futuro para ellos, olvidándose de los hermanos con hambre y dándole migajas sin el esfuerzo del trabajo, igualando a la clase media para abajo y aumentando la riqueza de los ricos, haciendo creer falsamente en un progresismo probo.
Hoy los argentinos estamos desorientados y los que piensan son degradados por jóvenes fanáticos que dicen ser los dueños de la última verdad, sin fundamentos en sus pensamientos.
En ocho años de gobierno han destruido lo mejor que teníamos, el cerebro y la educación de nuestros jóvenes, fanatizados por la mentira, el engaño y la espectacular corrupción nunca vista en nuestro suelo.
Han destruido hasta los cimentos de la educación, el cerebro de los maestros que sufren todos los días tratando de que se los respete, destruyeron el corazón de los médicos para su sanación y a los trabajadores públicos le han impuesto el miedo y el silencio.
De lo resumido, pretendo un examen de conciencia, a cada uno; pensando en el futuro de nuestros hijos, para que ellos no tengan dudas de lo que se pretende, que es vivir en paz y prosperidad; que piensen que el progresismo es elevar la clase baja, que la clase media sea alta y que la alta siga siendo alta; justicia sin corrupción, con jueces intachables en su conducta dentro y fuera de un recinto.
La crisis moral se soluciona desde arriba hacia abajo, tomando acciones rápidas en contra de lo inmoral y pensando con sentido para el bien común.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com