martes, 17 de marzo de 2009

SAME el mejor sistema de asistencias médicas del mundo

"Nos cansamos de recibir solicitudes de auxilios por heridos en robos, golpes por robo, caídas por robos. Atendemos unos 15 casos por día", afirmó ayer el director ejecutivo del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), Alberto Crescenti, al alertar sobre el incremento de los hechos relacionados con distintos tipos de violencia social de los que se ocupan los médicos porteños.
En ese sentido, Crescenti informó que sólo durante los primeros nueve días de este mes, el SAME auxilió a 25 heridos por arma de fuego (casi tres por día) y 21 heridos de arma blanca (dos por día).
Además, se atendieron 282 atropellados (31 por día) y se intervino en 192 choques. Son, en total, 520 personas con daños físicos, si se cuenta un lesionado por cada choque, aunque habitualmente suelen ser más.
"Si proyecto estos números a todo el mes, vamos a cerrar marzo con un 40% más de víctimas que en marzo de 2008", aseguró Crescenti a LA NACION, y agregó que, si bien los datos todavía no fueron procesados, el panorama resultó igual de inquietante durante la semana pasada.
Las declaraciones del funcionario llegan en momentos en que reina un clima de indignación y movilización social por la creciente inseguridad que, día tras día, provoca muertes, daños físicos y perjuicios materiales, especialmente en la ciudad y en el conurbano bonaerense, mientras poco se conoce sobre el plan de las autoridades nacionales y provinciales para prevenir el delito.
Según el director ejecutivo del SAME, la tendencia en alza de hechos relacionados con la violencia social se registra desde mediados de 2006, aunque estalló en los últimos meses. "Hace años que estoy en el servicio, y nunca vi algo como ahora", dijo Crescenti. Ya en febrero, las ambulancias del SAME asistieron en la vía pública a 102 personas acuchilladas o baleadas. Este mes, como se dijo, sólo en nueve días sumaron 46.
"Y a esta clase de heridos hay que añadir los lesionados en robos o arrebatos: golpeados para sacarles el celular o caídos porque los empujan para robarles el bolso. Estamos en el orden de 15 por día", sostuvo el médico.
Distribución pareja
De acuerdo con lo que detalló Crescenti, entre 2007 y 2008 los porcentajes de delitos con lesionados subieron el 50 por ciento.
El funcionario aclaró que la distribución geográfica de los casos violentos con heridos por arma de fuego o arma blanca es pareja en toda la Capital y alcanza a todos los sectores sociales.
Consultado, también señaló que no hay picos estacionales. "Los atropellos y los choques, si bien son situaciones de tensión, tienen que ver con la distracción de la gente: cruzan la calle sin mirar, escribiendo mensajes de texto o hablando por celular. Lo mismo sucede con los que manejan", consideró.
Según Crescenti, las estadísticas no hacen más que convalidar lo que los equipos de salud ven a diario en la calle. Y expresó: "Yo no estoy sentado detrás de un escritorio. Recorremos la ciudad con nuestros móviles todos los días. Se están disparando los números. Si se suma atropellados, heridos en choques, por arma blanca o de bala, son entre 500 y 600 casos en apenas nueve días".
¿Qué pasó en la última semana? Crescenti todavía no tiene datos procesados, pero dice que viene complicada, tras recordar que incluye los casos de la mujer de 85 años baleada y el hincha con traumatismo craneano que arrojó el enfrentamiento de anteayer entre barrabravas de Boca, en el parque Lezama.
En declaraciones periodísticas, Crescenti opinó: "Estos datos deberían preocupar a las autoridades, porque demuestran el fracaso de las políticas de prevención del delito con violencia". Sin embargo, se cuidó de repetir dichos conceptos a LA NACION. "No quiero hacer política. Yo soy un especialista en emergencias", respondió.
Según un estudio reciente del Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen de la Universidad Di Tella, casi el 27,4% de los porteños declaró que algún integrante de su familia sufrió un delito en el último año.
Sobre el riesgo que los médicos corren al asistir víctimas en la vía pública, el funcionario fue contundente: "Todo el equipo de salud corre peligro. Podemos quedar involucrados en hechos de violencia".
Esta es una explicación detallada de lo que sufre un médico arriba de una ambulancia.
El Dr. Crescenti, gran conocedor del tema, dá importancia a la vida y no a la politiqueria.
GRACIAS JEFE.

www.jsenlle.blogspot.com