domingo, 2 de octubre de 2011

CUANDO UN VOTO ES COMPRADO, EL PAIS ESTÁ VENDIDO.


Vulgarmente hablando un negocio se da, hoy día, con lo que se llama, ley de oferta y demanda, según esa demanda, es lo que vale en monedas un producto; a mayor demanda de un producto, mayor es el precio. Cuando ese producto es impuesto, se crea una demanda que, con el tiempo, el mismo aumenta de precio.
Supongamos que el producto impuesto es una netbook, impuesta en el mercado hace aproximadamente un año atrás, a lo largo de un año, sufre variantes de calidad y de precio que, mediante inflación “corregida” o mentida con números falsos varia su precio a un costo mentiroso.
Sea el producto saldrá más caro a medida que pasa el tiempo, mientras que la inflación se desayuna con el producto.
Una netbook, un televisor, “el futbol para todos “y “planes sociales”, son productos que el gobierno de turno saca al mercado a intercambio de algo, ese “algo” se llama voto o sufragio, con fecha a pagar el día 23 de octubre.
Obvio que son maniobras riesgosas; el riesgo aumenta con la ignorancia del comprador o votante. O sea que el riesgo gubernamental es directamente proporcional a la educación del votante promedio. A menor educación, menor riesgo.
Éste es un viejo plan, ya lo hizo Hitler en la Alemania Nazi, mediante el reparto de radios que sintonizaban una sola estación, lo hace Hugo Chávez en Venezuela y lo hace Cristina Fernández en nuestro país. Ésta última, sino le alcanzan los compradores, los trae desde los países limítrofes.
Falsificando datos, todos pueden tener los productos, tanto ricos como pobres, habiendo en el medio, una clase que paga el costo, es la clase media, la tan castigada clase media que según las estadísticas de las primarias son el cincuenta por ciento.
Se puede razonar con lo leído que la mitad del país, financia al gobierno dadivoso de la Sra. Y ésa mitad se llama clase media; éstos planes, pensados desde años, están impuestos e ingeniados para los países en los que se los puede aplicar. Para aplicar el plan lo que se necesita es un pueblo lo más ignorante posible, sino lo es, los fabricamos, los ideamos. Un pueblo sin educación se convence fácilmente de cualquier estafa. Sin educación el mismo pueblo se divide; gracias a la ignorancia que es manejada por el gobierno para perpetuarse doce años, con la nivelación sistemática hacia abajo el costo es pagado solamente por una parte de la sociedad, la clase media.
Entramos pues, en un círculo vicioso en el cual tenemos ricos y pobres por un lado y clase media por el otro en constante lucha por dadivas gubernamentales. Se mide estadísticamente mediante un censo llamado “elecciones primarias”.
Se impone aquí una frase “antimaquiavelo”, el divide y reinarás. Circulo vicioso que no se romperá, a no ser que la clase media se canse de pagar impuestos para comprar netbooks, televisores y financiar planes.
Con una clase media dormida, es muy fácil hacer el “negocito” de las dadivas, es decir, la clase media financia el gobierno kirchnerista, financia a la campora, los piquetes, los paros, la cadena nacional, las falsas inauguraciones y la reelección de una Sra. Que le encantan los zapatos y las carteras caras.
Propongo a la lastimada clase media, romper éste círculo vicioso y transformarlo en virtuoso, buscando líderes dentro de su seno, ya que los lideres que posee la clase media, se encuentran dentro del círculo.
Propongo tranquilidad, tolerancia y respeto entre nosotros, seamos inteligentes y participemos cívicamente en la educación activa de nuestros hijos. Pensando cómo sacarle la financiación de un gobierno corrupto y estafador.

José Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que hacemos entonces con cablevicion,fibertel,personal,claro,movistar?A mi personalmente Cablevision me llamo y me dijo q x buen pagador me regalabablablabla ,bueno haciendo corta, me lo cobraron!!

Florencia Mucholi dijo...

clarisima vision de la realidad que vivimos. Lastima que cada vez sermos menos los que lo entendamos..

VivIdeas dijo...

chapeaux!