sábado, 9 de octubre de 2010

Importante mostrar la verdadera genealogía del Gral. José de San Martín

Les hago llegar un artículo del Director del Centro de Genealogía de Mendoza Mg. Luis Campoy, quien movido por las publicaciones acerca de la genealogía del Gral. San Martín tema este. donde ya existen documentos históricos fehacientes de que todo ello es una fábula, lo que ha sido comprobado por un distinguido historiador de la Universidad Nacional de Cuyo, el Dr. Enrique Díaz Araujo, ya jubilado, quien efectuó las publicaciones correspondientes, pero lamentablemente a través de una editorial de Mendoza que no contaba con una organización adecuada para difundir sus libros en toda la Argentina.

Nuestro director les solicita encarecidamente que lo hagan circular y/o publicar entre los medios afines a nuestros intereses, con el fin de terminar de una vez y para siempre con una prédica falsa y con un superfluo afán de menospreciar el respeto hacia los restos del Gral. San Martín buscando comparar su ADN con el de los progenitores de ficción.
En Los Andes de la provincia de Mendoza del 17 de agosto ppdo., día en que se recuerda los 160 años de la muerte del general José Francisco de San Martín, fecha en que resultaría de buen tono poner de manifiesto los valores que don José encarnó, como mostraron otros articulistas en la misma página del diario, el docente de la Universidad de Buenos Aires Hugo Chumbita volvió a insistir en la habladuría de fines del siglo XX de que nuestro prócer sería hijo adulterino del brigadier español Diego de Alvear y Ponce de León y de la indígena Rosa Guarú, y que fue tomado en adopción por don Juan de San Martín y doña Gregoria Matorras; el mencionado docente también informó que realiza gestiones ante la justicia para obtener elementos de ADN en los restos del Libertador para probar “científicamente” lo que afirma. La fábula se basó en un escrito producto de la imaginación de una nieta del nombrado brigadier, Da. Joaquina Alvear de Arrotea, que tituló “Cronología de mis antepasados”, versión que apareció en publicaciones de nuestro país por parte de los señores Hugo Chumbita y José Ignacio García Hamilton.

A través de los siguientes fundamentos, aportados por el historiador Dr. Enrique Díaz Araujo en los trabajos que se citan en este escrito, se prueba que tal afirmación es completamente falsa:

1. Diego de Alvear (padre de Carlos) fue enviado por España para delimitar en el terreno la frontera con Portugal del Virreinato del Río de la Plata en la región norte de los actuales Argentina y Uruguay. Se sabe que San Martín nació el 25 de febrero de 1778 [1] y que Diego de Alvear, viniendo desde la metrópoli, recién el 25 de febrero de 1783 pasó por Río de Janeiro para dirigirse al punto fronterizo del Chuy, del actual Uruguay, es decir cuando San Martín contaba ya con cinco años de edad; que en 1784 se integró en Montevideo a la Comisión demarcadora de límites, cuando nuestro héroe tenía seis, y que hasta 1792 no estuvo en el pueblo de Yapeyú en sus funciones como demarcador, es decir cuando San Martín era un adolescente de catorce años. Estos datos [2] referidos al viaje de don Diego de Alvear y Ponce de León han sido tomados del libro que publicó en Madrid en 1891 Sabina de Alvear y Ward, hija de don Diego, bajo el título de Historia de Diego de Alvear y Ponce de León, basado en el Diario [3] que escribió su padre. Un ejemplar de este libro de Sabina de Alvear y Ward está en Washington, la capital de Estados Unidos, donde lo revisó el historiador argentino Cristián García Godoy, que documentó en una comunicación que envió a la Junta de Estudios Históricos de Mendoza. Datos similares ofreció D. Pedro de Angelis publicados en 1910, que mencionamos también en nota [3]. Y existe un tercer libro, pero mucho más divulgado y con los mismos datos, de Gregorio F. Rodríguez titulado Historia de Alvear, y publicado en Buenos Aires en 1913 por la editorial de G. Mendesky e Hijo.

2. Favoreció el falso rumor del que nos ocupamos el hecho de que no se encontró el acta de nacimiento de José Francisco de San Martín, como tampoco de su hermano Justo Rufino (otro al que malévolamente también se podría haber calificado de bastardo), los dos menores, pero sí de sus tres hermanos mayores, encontradas en Uruguay y publicadas por el historiador uruguayo Luis Enrique Azarola Gil [4]. Lo que sucedió es que don Juan de San Martín, padre de José Francisco y de sus hermanos, fue administrador de una estancia denominada “Calera de las Vacas” en Uruguay, donde nacieron sus tres hijos mayores, y luego fue nombrado teniente gobernador del Departamento de las Misiones Occidentales, cuya capital era Nuestra Señora de los Reyes Magos de Yapeyú, donde nacieron Justo Rufino en 1776 y José Francisco en 1778, los dos hermanos menores. La familia San Martín siguió viviendo en el Departamento de Yapeyú hasta fines de 1783, año en que se embarcó hacia España.

3. Años más tarde de que la familia San Martín se domiciliara en España, el 12 de febrero de 1817 fue incendiado y devastado Yapeyú por el ejército portugués del gobernador de Río Grande, marqués de Alegrete, al mando del brigadier Francisco de los Santos Chagas; éste informó al marqués que había devastado la zona en un radio de 50 leguas. El incendio de la iglesia redujo a cenizas toda la documentación existente, incluidas las actas de nacimiento allí guardadas, entre ellas las de Justo Rufino y de José Francisco . Además, para colmo, dice Enrique Díaz Araujo, “el 16 de junio de 1955 otros salvajes quemaron la Curia Metropolitana con sede en Buenos Aires, y con ella el archivo eclesiástico donde se resguardaba el asiento correntino antedicho" [5]. Existe sin embargo el testamento de la madre de D. José, en el cual cita a sus cinco hijos legítimos: “Dejo, instituyo y nombro por mis únicos y universales herederos a los significados don Manuel Tadeo, don Juan Fermín, doña María Elena, don Justo Rufino y don José Francisco de San Martín y Matorras, mis cinco hijos legítimos y del enunciado don Juan de San Martín, mi difunto marido, para que así se verifique, lo hallen, lleven, gocen y hereden con la bendición de Dios a quien me encomienden" [6].

4. En su artículo “Algo más sobre San Martín" [7] Díaz Araujo menciona la publicación en Rosario de un expediente iniciado por Agustín de Arrotea el 22 de octubre de 1877 por insanía de su cónyuge Joaquina de Alvear de Arrotea, en el que figura el dictamen de los médicos forenses acerca de que dicha señora padecía de paranoia fabuladora, que la llevaba a suponerse emparentada con el Papa Pío IX y con el presidente de Francia Adolfo Thier. Tal insanía fue declarada el mismo año en que la demente escribía su “Cronología de mis antepasados”, donde fabulaba que su abuelo, don Diego de Alvear, hubiera tenido un hijo bastardo con una india correntina, para entregarlo luego en adopción ilegal al matrimonio San Martín.

Es de esperar que la publicación y el conocimiento de este informe hagan propicios el desistir de la difusión de graves afirmaciones que carecen de fundamento y de abandonar la intención de profanar los restos del Padre de la Patria.



Notas

1 El dato fehaciente de que José de San Martín nació en 1778 proviene de la documentación del Ministerio de Educación de la Nación denominada “Documentos para la historia del Libertador General San Martín”. Buenos Aires. 1953: Tomo 1º, p. 417.

2 Enrique Díaz Araujo. 2001. Don José y los chatarreros. Mendoza: Ediciones DIKE, p. 49.

3 El referido diario, titulado Relación geográfica e histórica de la Provincia de Misiones del Brigadier D. Diego de Alvear, fue publicado por Pedro de Angelis en la Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de la Provincia del Río de la Plata. Buenos Aires: Lajouane, 1910, tomo III, pp. 479-550.

4 Luis Enrique Azarola Gil. 1936. Los San Martín en la Banda Oriental. Buenos Aires: La Facultad, pp.5-6.

5 Enrique Díaz Araujo, Op. Cit.: 50.

6 Comisión Nacional del Centenario “Documentos del Archivo de San Martín”. Buenos Aires, 1910, tomo I, p.26.

7 Enrique Díaz Araujo. 2007. “Algo más sobre San Martín”, en Enrique Díaz Araujo y Omar Alonso Camacho. De golpe en golpe y otros ensayos. Mendoza: Artes Gráficas Unión.



Luis Campoy

Director del Centro de Genealogía de Mendoza
Lic.JoséJorgeCastroEspínola
MendozaArgentina
jjce54@gmail.com