domingo, 21 de abril de 2013

DERECHO A RÉPLICA

video


El que no sabe lo que busca, no entiende lo que encuentra. (Claude Bernard)
La profesión médica tiene compromisos con los pacientes y con la sociedad.
Un médico tiene sus manos  para curar  y  la actitud para amar a su gente.
Un médico no es boxeador  ni patotero, un médico no pega pero si discute por los valores y la moral de la sociedad.
Soy un profesional comprometido con la sociedad, con la vida y me identifico con ella.
El día jueves 18 de Abril alrededor de las 20: 30 hs, acudí a la Plaza de Mayo, con ropa de trabajo, mi ambo blanco. Pacíficamente, como muchos argentinos que no estamos de acuerdo con algunas políticas que se están llevando a cabo en nuestra Argentina, en la que día a día muchos de nosotros trabajamos desde nuestros espacios para engrandecerla.
La cobertura mediática en este tipo de concentraciones y sus líneas editoriales no son una novedad que deba explicitarse.
Es lógico que cada cual desempeña sus labores al igual que yo en la guardia del hospital en que me toque.
Los individuos de la sociedad civil somos ingenuos de este tipo de manejos hasta que nos toca pasar por este tipo de acusaciones.
No soy un golpeador, lo reitero,  porque la claridad de mis palabras deben contener lo que los medios no quisieron por alguna razón comunicar.
El episodio se desarrolla en la Plaza de Mayo, uno de los epicentros de la marcha.
Una cámara sin ningún tipo de identificación, un camarógrafo y una trabajadora con micrófono en mano  también sin identificación visible desde el lugar en que yo me encontraba manifestando como muchos otros.
Me paro detrás de ellos y escucho que la periodista no dice al aire lo que sucede en realidad, claramente cuando grito que están mintiendo pido que no filmen si van a desvirtuar lo que sucede.
Me es negada la cámara y el micrófono, característica de la agresión de los medios hacia los manifestantes. Por eso es que la pregunta sería: ¿ Que realidad quieren mostrar? ¿ Que quieren que pensemos? ¿ Como los medios construyen la realidad? ¿ Que hace un médico que se dedica desde hace años a salvar vidas y que no tiene por qué entender la dinámica de la arquitectura mediática?

En ese momento persisten en sus entrevistas armadas, inexplicablemente parece que es una crónica de una anunciación, pasara lo que pasara, de todos modos, comunicarían que este tipo de convocatorias tienen un tinte absolutamente negativo.
Trato que la cámara no me enfoque, rotando el objetivo a mano abierta.  Una hombre desconocido y sin identificación, me toma del ambo y me tira para atrás, trato de soltarme y mientras ocurre eso digo: “Mentirosos, pregúntenle a la gente que es lo que pretenden de la plaza”
Luego acompañado por un grupo de manifestantes que me ayudaron a subir, trepé la reja que se encuentra “protegiendo”  la casa de gobierno de éstas pacíficas y democráticas marchas.
Para mi sorpresa y la de varios, las rejas, están pegadas con cemento de hormigón al piso.
La policía uniformada actuó protegiendo a los que allí estábamos, para que no me cayera desde esa altura. Charlé con ellos y le dije al subcomisario a cargo que no pretendía hacer desmanes, solo charlar con la gente desde una altura prudencial, ante mi sorpresa descubrí una marea humana desorganizada, individualista, temerosa del de al lado, y frente a otro que se sale de la columna, opta por denostarme catalogándome de infiltrado. Al rato me bajé porque la gente no escuchaba, por los ruidos de las cacerolas.
Nadie me detuvo, si me actitud hubiese sido de agresión lo lógico era que me llevaran detenido a la comisaria, pero eso no sucedió, entonces debo inferir que no existió delito alguno.
Hablé, mientras me retiraba de la Plaza con la gente del “porqué” de la cacerola, con tanto ruido no nos podemos escuchar… hablemos y organicémonos, formemos y construyamos con ideas superadoras.Me senté en el piso y hablé con un Sr que me dijo: “Dr. No se preocupe que todo ésto es una forma de descarga para los indignados”.
Al rato comienza a sonar mi celular, amigos me comentan que  aparezco en canales de TV y en las redes sociales con denostaciones varias, diciendo entre otras, que soy un golpeador de mujeres.
Es el derecho de todo ser humano frente a un poder tan hegemónico tener  el derecho a réplica frente a los medios que mintieron acerca de lo sucedido y explicar mi cuota de verdad.
Soy un hombre pensante, pacífico y de acción queriendo ayudar a nuestro país mediante hechos concretos, con votos y sin cacerolas.
El espacio se puede recuperar, el tiempo, jamás. (Napoleón Bonaparte).

José Luis Senlle.
www.jsenlle.blogspot.com.ar


5 comentarios:

Mónica Claudia dijo...

Doctor, entiendo su explicación. A mi entender, nunca hubo mala intención. Solo la indignación propia de los tiempos que vivimos. Pero la gente está intolerante con todo y todos. Para mi su buen nombre y honestidad están intachable. Espero entienda mi postura.

MARIA CARLA POLICICCHIO dijo...

es que tu carisma a veces traspasa la pantalla de la manera que sea.. y hasta que te entienden cometen estas estupideces.. Senlle es Senlle, y nunca va a cambiar por nada del mundo, eso a algunos les molesta, besos amigo!

Jorge O. Kiuan dijo...

Joselito, amigo. En realidad es parte del hartazgo natural de tanta agresion ( real ) del gobierno y sus adeptos hacia los demas. Se ve claramente que solo fue un manotazo a la camara. Ahora por poco mostraran las "heridas" de la reportera. Como amigo, mas que probada amistad y cariño, siento que fue un error, pero quien este libre de errores...
Ahora bancarse la arremetida, la tempestad y luego a retomar la marcha tras tu ideal. Fuerte abrazo.

Jose Luis Senlle dijo...

José Luis Senlle
Hace 11 minutos
LEY DE PROTECCIÓN DE IMÁGENES DE MENORES.
la protección legal que impide que cualquier persona capture o difunda la imagen de otra sin su previo consentimiento. Si esa imagen finalmente es reproducida, esa persona tiene derecho a pedir a la justicia que se encargue de ordenar el cese de la divulgación de su imagen como así también puede pedir un resarcimiento económico que considere adecuado.
Así, el derecho a la propia imagen posee un doble aspecto. Por un lado, el derecho de cada persona de captar, reproducir y publicar su propia imagen cómo, dónde y cuándo desee, pero también es el derecho que cada persona tiene de impedir la obtención, adaptación, reproducción y publicación de su propia figura por terceros, sin su consentimiento.
El derecho a la imagen está expresamente regulado en el artículo 31 de la ley de Propiedad Intelectual, la 11.723, sancionada en 1933: “El retrato fotográfico de una persona no puede ser puesto en el comercio sin el consentimiento expreso de la persona misma, y muerta ésta, de su cónyuge e hijos o descendientes directos de éstos, o en su defecto del padre o de la madre. Faltando el cónyuge, los hijos, el padre o la madre, o los descendientes directos de los hijos, la publicación es libre. La persona que haya dado su consentimiento puede revocarlo resarciendo daños y perjuicios. Es libre la publicación del retrato cuando se relacione con fines científicos, didácticos y en general culturales, o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieran desarrollado en público.”

Susana Brizuela dijo...

PREGUNTE´POR SU IRA,HOY ENTIENDO "QUE" PASO´,PUES CONFIRMO LO VI POR TV SORPRENDIDA Y ES TAL CUAL MANIFIESTA- LA PANTALLA SIN VOZ Y UN PIE´FALAZ,ARRUINA A CUALQUIERA" -ITERO..."AVANTI SIEMPRE AVANTI" TUR-K