viernes, 10 de mayo de 2013

LOS ANORMALES





















El país se encuentra escindido, dividido entre una parte lógica, con sentido común, y otra, totalmente irracional y anárquica, incapaz de lograr un acto humano.
En esta vorágine del tiempo, y cuando más desorden hay, los normales ven el caos, y los esquizofrénicos, progreso,
Habida cuenta que el progreso no es blanqueo de actitudes anormales, sino es hacer crecer el país con conductas éticas y morales.
Cambio los canales de televisión y siempre es lo mismo. No hay noticias porque las tapan los subnormales del poder.
Se equivocan, el soberano es el pueblo, nunca los que mandan.
El pueblo se deja seducir por una invasión de estúpidos místicos que se creen dueños.
También a ellos les caerá el paso de la historia.
Un pueblo que no piensa en sí mismo, deja de ser pueblo para pasar a ser masa.
Esto lo puedo comprender en los años oscuros de los 30 o 40 donde no existía internet ni redes sociales, las mismas sirven ahora, para descargar quejas y “otros menesteres”, cuando el uso de las herramientas debieran ser las propuestas gubernamentales y legislativas de un pueblo que se siente atacado por los anormales.
El “me quiero ir”, demuestra la aberración de un sinsentido que va ganando las informaciones de un país sin información.
Cultivémonos, hagámonos amigos de los verdaderamente amigos, discutamos en las calles, porque la falsedad, la idiotez, la incultura y la incomodidad nos va ganando.
Necesitamos un país en el cual ya nos crean en esquizofrénicos, porque somos normales.


Jose Luis Senlle
www.jsenlle.blogspot.com