jueves, 23 de julio de 2015

KIRCHNER BUITRE, DE VIDO Y BOUDOU LADRONES. Kirchnerismo fanático y dictatorial



La historia no se escribe, la misma se da y se cuenta como se puede,  según los hechos y palabras transmitidas por los grandes; es realmente una mentira que la historia la escriben los que ganan; por ejemplo nadie sabe lo que pasó en la batalla de Pavón.
Pero lo realmente insólito es que Bernardino Rivadavia se robó su sillón para llevárselo a su casa, que Domingo Faustino Sarmiento era un personaje deleznable porque transó con los fondos buitres y no le gustaban ni quería a los niños.
Estoy fascinado que en la década ganada, se pierdan informaciones fundamentales por querer levantar una historia que no existe.
Rivadavia fue a Inglaterra a solicitar un empréstito para hacer crecer a un país que lo necesitaba y nunca lo pagaron, el mismo llego, pero el 25% y al no haberlo devuelto, los ingleses se tomaron la atribución de invadir las islas Malvinas.
Sarmiento cuando lo eligieron presidente, estaba en viaje a nuestro país, tratando de cultivar con educación a lo que si ya era Argentina; se declara unitario gracias a su tío, Don Facundo Quiroga que era Rosista y en ésa época vivíamos en una dictadura dada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires.
Su primer trabajo como presidente en 1879, teniendo 68 años, mando a realizar el primer censo y se dio cuenta que el 72 % de la población era analfabeta. Esta historia no cambió mucho.
El más famoso de sus libros fue: FACUNDO y, como subtítulo Civilización o Barbarie.
El primer libro sobre la vida de Sarmiento lo escribió un nacionalista llamado Manuel Gálvez en 1950 y con los años, aclarando muchas cosas, apareció el DR. Francisco Goyo gana  perteneciente a la sociedad Sarmientan, que aún vive y tenemos conversaciones arduas sobre el tema.
De manera que, Maestros, auditores, escritores, alumnos y presidentes de naciones… LEAN.
Ya que los imberbes son tan machos para decir lo contrario propongo que, la Av. Rivadavia tome el nombre antiguo de Avenida Real y la Avenida Sarmiento le pongan Don Juan Manuel de Rosas; que cambien el nombre de la batalla de Caseros por el nombre de batalla de la coalición portuguesa para llamar a las cosas por su nombre original o pónganle Nestor Kircher a todo, el más grande vendedor de patria en la historia universal.
Nestor Kirchner fue y será el más corrupto de la historia, comparado a Rodrigo Borgia ex papa Alejandro VI.
La historia no se hace escuchando a una ignorante por cadena nacional.

José Luis Senlle
Jsenlle.blogpot.com