domingo, 4 de mayo de 2008

LA ENCRUCIJADA

La suma de conflictos y enemigos que hacen cola frente a Néstor Kirchner, ilusiona a los peronistas que están fuera del universo oficial. Construcción que no tiene una forma definida pero sí un pilar clave: Eduardo Duhalde que logró despertar el interés de muchos descontentos con el modelo K. Casi todos ellos encolumnados dentro del espacio justicialista. Por el momento el contacto con los referentes nacionales no avanzó más que hacia algunas charlas informales, como el caso de Felipe Solá, el misionero Ramón Puerta o el porteño Miguel Ángel Toma. Incluso no le faltan intendentes a la iniciativa del Movimiento Productivo Argentino. El reingreso de Duhalde a la escena nacional suma el respaldo a figuras como Mauricio Macri o Elisa Carrió, sin descartar a los hermanos Rodríguez Saá.

Los peronistas que no encuentran su lugar en el kirchnerismo, subrayan que “es tiempo de política”. Duhalde no oculta a los suyos su simpatía por Macri .

El objetivo de los peronistas antik, es construir un frente para ganar las legislativas del 2009, y luego derrotar al ex presidente en el 2011.

El jefe de gobierno porteño, solicito consejo a sus asesores, quienes le recomendaron que se dedique a gestionar, ya que Duhalde y los peronistas antik pertenecen a la vieja política.

Dado que la jugada de Macri, será la presidencia en el 2011, y va a necesitar una pata del justicialismo, el jefe de gobierno, se encuentra en una encrucijada, o juega solo o juega con Duhalde.

¿Qué se espera de todo esto?, que Macri, haga gestión, sin internas.

Que la nueva política, tiene que aprender de la vieja política.

Que para realizar política nueva hace falta consenso político e intelectual.

Que los asesores hagan su trabajo.

Que Argentina necesita para su mejoria, inteligencia, audacia, consenso y gestión.-

DR JOSE LUIS SENLLE

senlle@fibertel.com.ar