domingo, 4 de mayo de 2008

LAS ILEGALIDADES DE PAMI

A mis 42 años sufrí la violación de la ley de discriminación, cuando me presente a buscar trabajo en el instituto nacional para jubilados y pensionados, obra social PAMI, y el señor que me tomo la entrevista, medico, me informo que fue mandado a tomar personal médico hasta 35 años, descartando a los profesionales de mayor edad. la ley 17.722, que habla de discriminación, decreta en su artículo 5 inciso i, el derecho al trabajo , a la libre elección de trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo, a la protección contra el desempleo, a igual salario por igual trabajo y a una remuneración equitativa y satisfactoria.-

La conversación, Fue muy dura. Trate de explicarle al colega, que lo que estaba haciendo era un delito. El me contesto que seguía órdenes de un superior, incurriendo en otro delito que es la obediencia debida.

El PAMI, obra social que atiende a nuestros abuelos, es una maquinaria que facilita los delitos, el personal jerárquico, parece no entender de leyes, contrata médicos con poca experiencia, quitándoles a sus beneficiarios calidad medica

Un médico a los 40 años, está en la plenitud de su vida laboral, , con toda la experiencia, ganas y fuerza para trabajar.

Denuncio entonces a la obra social PAMI, por discriminatoria, por utilizar médicos con poca experiencia para atender a nuestros padres y abuelos, y convoco a todos mis colegas, que hagan lo mismo, ya que no tenemos un gremio que nos defienda.

Esta editorial es pública para que la escuchen también los familiares de los pacientes, que la culpa de la mala atención de los afiliados a PAMI no es de los médicos tratantes, sino de los dueños de los sanatorios, que aceptan contratos a tan bajo precio, cobran 28 pesos por cada paciente facilitando así la corrupción interna en el sistema de salud.

Hoy una clínica o sanatorio, tiene más prestigio si no tiene contrato con PAMI, discriminando así a los abuelos. Cuanto más afiliados de PAMI tenga una clínica, más dinero para los dueños

El segundo nivel de atención a los pacientes, es decir, los sanatorios, no se puede mantener, con 28 pesos por paciente. Y para disminuir gastos inherentes a la internación aceleran el alta de los mismos, y ahorran en medicación. Medico que quiere hacer lo que corresponde se lo retira de la institución.

El primer nivel de atención a los pacientes, es decir, los médicos de cabecera, para mantener el consultorio, reciben un alto número de pacientes a bajo precio, con la consecuente deficitaria atención. Hay médicos de cabecera que no conocen la cara a sus pacientes, limitándose a ordenar a sus secretarias, la confección de recetas para la compra de medicamentos.

Y por último, ni hablemos de los geriátricos, que esperan el fallecimiento del paciente para ingresar otro en peores condiciones.

En fin, le digo a la sociedad, y a los médicos, que luchemos en contra de esta política de salud, que degrada al ser humano, a la salud pública, y a una profesión tan hermosa como es la medicina.