domingo, 4 de mayo de 2008

LO QUE PASA POR NO COMPRENDER A MAQUIAVELO

Marta Gabriela Michetti, la licenciada en relaciones internacionales que aportó los votos que le faltaban a Mauricio Macri para cristalizar su deseo de gobernar la Ciudad, atraviesa días de desconfianza.

La vice jefa vio una mano negra cuando una semana atrás le dijeron que su nombre sonaba para dar pelea en las legislativas pero en nombre de la provincia de Buenos Aires, lo que relegaría sus sueños de gobierno porteño , hay quienes aseguran que detrás de esa movida está Macri.

"La preocupación del equipo debe ser cómo resolvemos la demanda de los porteños. Si no se cumple con lo prometido, no habrá futuro para nadie". DICE DURAN BARBA.-

Todavía no se entiende, como luego de asumir, pasaron 150 días, y el gabinete porteño, se pelea por suceder políticamente a Mauricio Macri, con una interna que no beneficia a nadie entre Gabriela Michetti, y el señor jefe de gabinete Horacio Rodríguez Larreta.

Porque en lugar de armar internas partidarias, el Pro, no se pone a trabajar en los proyectos .

El propio Jaime Duran Barba, está preocupado por lo que está pasando, el consultor Ecuatoriano, ya sabía de estos temas, porque la política del ingeniero Macri sigue a Maquiavelo con el libro de cabecera del macrismo, el príncipe de Maquiavelo, que en el capitulo numero 8 dice que los príncipes creados por la improvisación, carecen de la energía suficiente para conservar lo que puso en sus manos la fortuna.

Macri, ya está creando intrigas en el seno de su gobierno, pasaron 4 meses, y no hicieron nada para mejorar la ciudad.

Se dirimen discusiones sobre el plan de bacheo, mientras en las calles no trabaja nadie.

Hace un año que los hospitales públicos carecen de infraestructura eficiente para atender a los pacientes, aunque se presentaron proyectos para mejorar esta situación .

Con la basura, pasa lo mismo

hay que hacer es escuchar a la gente, armar equipos para la solución de problemas cotidianos, poner manos a la obra en todo lo que hace falta realizar, en paz, con esmero, y en silencio, para poder mejorar la República Argentina.